La Ruta de la Seda, ó cuando Li le enseñó a beber vino a su amo.

Escrito por  Feb 06, 2022

La Ruta de la Seda fué desde los inmemoriales siglos primeros, pero conociédose mejor en la Edad Media, un camino transitado por negociantes de la seda china. Su recorrido conectaba con Mongolia, la India Persia, Arabia, Siria, Turquía, Europa y África. Estaba integrada por grupos de negociantes que transportaban su mercadería con sus medios y personal. Un tramo de ella fué declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Fué en la practica el primer intento de conexion comercial que unió Oriente con Occidente comprando y vendiendo productos de las regiones que transportaban a otros mercados. En éste ámbito transhumante irrumpe el vino de uva, conectando la cultura Europea con los mercados señalados.Ferdinand von Richtofen - geógrafo aleman - bautizó estas lasrgas excursiones comericales como "Caravana de la Seda" en el año 1877. 

El vino nos cuenta

¿Recuerdan que hablamos de la Ruta de la Seda? 

Esta fue transitada en época en que los hombres llaman el Principio de los Siglos...

Entonces las caravanas recorrían este camino en ambos sentidos: trayendo a Occidente los productos chinos y llevando a China los productos occidentales.

Las caravanas generalmente eran dirigidas por el Señor al  que pertenecía la mercadería que transportaban. Este llevaba a su servicio un conjunto de sirvientes para ser atendido en el camino. Entre estos últimos se encontraba el encargado de la carga, quien tenía la responsabilidad de acomodarla, proteger los animales y atender a su amo, sirviéndole los manjares y bebidas que llevaba guardadas bajo siete llaves.

Estos servidores tomaron el nombre de su ocupación, los Sommerier o encargados de la carga de los animales (bêtes de Somme o bestias de carga).  Entre ellos pasó a la historia un chino de nombre Li. Volvían de Francia y quiso sorprender a su Señor sirviéndole un vino francés. Preparó el agasajo y, entre los platos, me sirvió. El chino sorprendido tomó un sorbo de su copa y, encontrándome desagradable a su paladar, me escupió en la cara de Li.  

Ruta de la sedaDe golpe me encontré refalando en las mejillas del chino.  Li no se desanimó: sabía que si no lograba satisfacer a su amo su vida estaba en peligro. Se esmeró entonces en explicarle los principios de la degustación para disfrutarme plenamente. Agachado, casi de rodillas le pidió otra oportunidad. El chino, su jefe,  le escuchó y accediendo puso en práctica las sugerencias de Li. Volvió a probarme de nuevo: ahora esbozó una sonrisa. Tomo otro trago, y otro y otro más.  Contento, invadido por mis efluvios, abrazó a su sirviente. Li traspiraba: había salvado su vida.

Ambos: amo y servidor, rieron a carcajadas.

Li no sólo había brindado a su amo la primera cata, sino que inauguró la profesión de sommelier y me permitió ingresar lentamente al gusto de los chinos.

La Ruta de la Seda ha sido una avanzada de la civilización por cientos de años.  Gracias a ella, cientos o miles de productos o cultivos se conocieron en China, como la vid, la alfalfa, la cebolla, el algodón, la granada, la nuez, el higo y los pepinos. A la inversa, en el largo recorrido desde Guǎngzhōu, en China, hasta los puertos del Mediterráno, se llevaron la seda, las piedras preciosas, la plata de Irán, ropas, cerámicas, etc.  Pero, al mismo tiempo, también sirvió para algunos negocios denigrantes como el tráfico de esclavos de Turquía.

Pero por este canal de comunicación entre Oriente y Occidente llegué muy tempranamente a China. Poco a poco, algunos viñedos progresaron en ese país asiático y fui criado para deleitar a ciertos grupos de chinos. muy tempranamente.

He deshilvanado hasta aquí sólo algunas de las historias en que me involucré o de las que fui testigo. Ellas fueron construyendo la esencia del mito en el que me he convertido, en miles de años de convivir con el hombre (Imagen abajo: Ruta de la Seda del sitio Alma Viajera que recomendamos visitar para obtener mas información).

Ruta de la Seda

Ahora Soy el Vino, y si sigo contando con el favor de vuestra compañía, sabrán mucho mas de mí y de la historia del hombre. 

La historia del Vino es la Historia de la Humanidad. Seguiremos con estas publicaciones que resumen el Libro Soy el Vino con notas de estas características que tomaremos de los capitulos diferentes del Libro como un modo de acercar estas vivencias, para mayor conocimiento de la bebida y la prevención de su uso con Responsabilidad. Hasta el próximo resumen. 
 
Este es un fragmento del Libro Soy el Vino de la Biblioteca de Diario del Vino que usted, amigo amante del vino, tendrá en su casa proximamente.

Editado en el Estudio de la Dirección de Diario del Vino en Buenso Aires, Argentina. 

 

Ultima vez modificado Martes, 08 Febrero 2022 08:20

Articulos relacionados