El vino argentino: una cuestión de Estado

Oct 24, 2022
Pagina de Opinión de la Dirección de Diario del Vino.
 
 
Argentina y el Vino: la bebida que el mundo respeta y está integrada en la Historia de la humanidad, en una etapa dificil.
 
Argentina tiene muchos problemas no porque sea pobre, ni porque no tiene oportunidades, ni porque carece de intelecutales o profesionales capaces. 
 
Argentina es pobre porque descuído una materia elemental de la escuela secundaria: Instrucción Cívica. Desconozco en lo personal si esa brillante apertura a la mente de la adolescencia con respecto a los valores de una sociedad en materia de respeto cívico se sigue dictando en niveles secundarios. Pero lo que comprobamos todos los días es que el argentino, y particularmente los políticos que luchan con uñas y dientes y a los gritos, poco saben de instrucción cívica, renovada, adaptada en todo sentido (libertad, respeto, democracia, división de poderes). Es una realidad del desastre actual del país que ya el mundo globalizado conoce (No es casual que en España se critique con rudeza el país que tantos españoles eligieron para rehacer sus vidas en tiempos pasados). 

El cuento del "país joven"  nos pasó por encima hace mucho. Debimos haber madurado a caballo de los dos últimos grandes acontecimientos que desequilibraron la democracia y el ser argentino -:la Revolución Militar de 1976 y la Guerra de Malvinas - y nos hubiéramos evitado hasta el bochorno de ver como alumnos de secundaria toman, "en protesta" dicen, los establecimientos de enseñanzas. Sin embargo no aprendimos la lección y los tiempos que corren no nos traen evidencias que nos permitan esperar un cambio.
 
Hoy estamos ante una tercera gran debacle: la suma de un gobierno de ineptos y fracasados políticos, y la lucha que la tildan benévolamente como "Grieta", cuando en la realidad es la excusa para facilitar aún mas el embrutecimiento de un pueblo ya de por si esquilmado, sumido en la pobreza y jaqueado en una ola increíble de una corriente comunicacional donde todo vale; donde abundan los gritos y los insultos, las caras agrias y amenazantes (de todos los sectores) y comunicadores alejados de las buenas maneras, del lenguaje adecuado y una soberana ignorancia del idioma y las formas del trato interpersonal. Todo es un espectáculo, casi una frivolidad, hasta el intento de un magnicidio, sabiamente mantenido en pantalla por la mayoría de medios periodísticos para no perder el favor de las noticias, cuando es uno de los hechos mas lamentables y reiterados de nuestra historia. 

En este caótico ordenamiento, las riquezas se diluyen, y descendemos desde un podio posible hacia la sima que no tiene fondo.
El caso del Vino es un patético ejemplo,: mientras el enólogo mas importante hoy del país, Alejandro Vigil (Presidente además de Vinos de Argentina), señala en un informe extranjero con acierto, que "somos nada en el mundo", pese a tener el mejor Malbec, mientras el resto del planeta comercia su vino con bases ciertas de desarrollo.
 
Chile es un ejemplo de construcción de años de relaciones internacionales que le aseguran mercados por mas de mil millones de dolares anuales. Estados Unidos, en el otro extremo, se felicita según el Washington Post de hace unos dias del consumo de vino "pese a la pandemia". Y por supuesto, en Europa, Asia y Oceanía cada país busca y utiliza, con mayor o menor grado de éxito, sus propios mercados. Hoy Japón y Taiwán (para reducir los ejemplos) son protagonistas del desarrollo de sus propios viñedos y sus vinos... y exportan o atraen gente para venderles, como en el tambo, "al pié de la vaca". 
 
En Argentina, no hay financiación, no tenemos extructuras industriales propias, como el vidrio para las botellas, los cierres de las botellas (excepto pequeños proyectos voluntaristas), y en regiones vamos camino a perder mano de obra por la competencia del litio. Y  tenemos terroir a lo ancho y lo largo del país. 
 
Solo el esfuerzo y el amor a lo plantado mantiene la industria del vino. En Estados Unidos, los vinos argentinos son famosos por mantener un precio estable de una botella de Malbec, perdiendo plata. San Diego (California) es un ejemplo vivido por quien esto escribe a lo largo de mas de 10 años: un malbec de una de las bodegas mas famosas de Mendoza, mantiene su precio de 10 a 15 dls. Una reciente nota de un diario de Philadelphia corrobora lo que decimos, en una nota dando otro ejemplo. Todo esto por mantener mercados y sostener su plantel con empleos en su lugar de origen
 
Las bodegas no tienen ruta de exportación por falta de containers: la disponibilidad de ellos, como de los mismos corchos, es absorbida por las países centrales. Y la guerra ahonda el problema. En tanto, la cultura del amante del vino no se adapta ante la circunstancias a colaborar probando otros envases, como el cartón que la misma Francia adoptó para sus exportaciones.Y mas, la competencia avanza por el Cambio Climático. 

Hoy los viñedos de Inglaterra ya son casi tan importantes como los de Francia, lo mismo que los viñedos de Escandinavia que producen también buenos pinot noir. 

En este panorama hay que felicitar a Buenos Aires, a la Ciudad de Buenos Aires, por el gran esfuerzo en atraer el turismo que apoyamos, para ofrecerles sus vinos en hoteles, bares, fondas, etc. Buenos Aires sale a buscar turistas, aquellos a los que el vino argentino les importa, porque son los mejores del mundo. Carecemos de muchas cosas, para apoyar al vino, por eso Alejandro Vigil sostiene que no somos nada en el mundo. En la realidad, el amante del vino internacional sabe quienes somos en vinos. Por eso los busca, y vienen en escapadas a disfrutarlos a nuestro país, de la misma manera que les gusta la imponencia de loa Andes, o los cultivos de la Patagonia compartidos en campos de tulipanes, como en Chubut.
.
Ojalá podamos comprender que de esto que vivimos en Argentina, se sale trabajando con inteligencia, no gritando ni imitando el pasado de caudillajes y prepotencia de gobiernos mansillados por las sospechas de corrupción, y la industrialización del voto cautivo de la pobreza. Pero fundamentalmente, no haciendo de la "Grieta" una industria, muy buena para algunos, pero de feroz consecuencia por la semilla que ahora se planta en la conciencia de niños y adolescentes.
 
Ricardo Eulogio Brizuela
Director de Diario del Vino 
y Plataforma Comunicacional.
 
Escrito y editado en el Estudio de la Dirección de Diario del Vino de Buenos Aires, Argentina. Apoyo Técnico y Archivo: Ensenada, Estado de Baja California, México.  Fundado en Santiago de Chile, Rep. de Chile, Septiembre de 2005.  Escríbanos: Su contacto motiva nuestro trabajo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Registro de la Propiedad Intelectual en Instituto Nacional de Derecho de Autor (INDAUTOR - México).
Ultima vez modificado Viernes, 28 Octubre 2022 07:01