Argentina: La honestidad política en discusión

Jul 24, 2021

 Imagen; Confitería El Molino, Callao y Rivadavia de Buenos Aires, escenario de esta historia .

 

La grieta es, en la realidad, la que separa a políticos de la gente común.

Ricardo Eulogio Brizuela

Mucho se habla en el país de la Grieta que lo divide. Los políticos, los partidos, los medios de difusión y la sociedad se acostumbraron a convivir con una feroz división entre sectores que a diario juegan con golpes y municiones verbales de acusaciones mutuas. Aquí le presentamos una investigación que integra nuestro archivo de Pasajeros de la Historia que tiene un doloroso significado por lo que representa como episodio fortuito de celebració con la Dictadura de espalda al dolor de un país con muertes y desparecidos (1978). A partir de esto, la práctica de un doble standard, la mentira y el engaño desde el poder – y aún desde la ambición de candidatos sin escrúpulos en tiempo de elecciones - siguió cobrando víctimas inocentes. Los Tiempos de Pandemia no son una excepción; mas de 100.000 muertos y una interesada gestión lo demuestran. La debacle de la economía del país lo confirma. Una nueva lucha electoral, suma discursos sofistas con claras intenciones de engaño. Veamos este material, pero no lo consideremos como la llave de un todo. Estos hechos vienen sucediendo en la Historia de Argentina al menos desde el siglo XIX, aunque los de ahora (2020-21) tienen un escenario de mayores tragedias en el país, que se manifiestan incluso hasta en la inseguridad de vastos sectores de la clase media, y en el abismo inhumano en el que se encuentran los más pobres.

Cenando con el general Jorge Rafael Videla.

El 28 de noviembre de 1978, Jorge Rafael Videla - presidente de facto – recibe en la Casa de Gobierno al ex legislador radical, Vicente Mastrolorenzo, presidente del Círculo de Legisladores. Esta entidad representa a los legisladores – de todos los partidos – que hubieran pasado por el Congreso de la Nación.

El objetivo de la reunión, pedida por Mastrolorenzo, era invitar al militar a una cena en la que sería homenajeado por la clase política. Por supuesto Videla aceptó encantado la iniciativa de quienes, alguna vez, habían representado al pueblo.

Por supuesto, al tomar estado público la iniciativa, se desató una acalorada controversia entre quienes concurrirían y aquellos que se abstendrían de hacerlo. “No podemos sentarnos a la misma mesa con quienes mantienen sojuzgado al pueblo”, argumentaban estos últimos.

”No es un homenaje a Videla sino a la institución presidencial”, respondían quienes estaban a favor de la asistencia.

Con la firma de Deolindo F. Bittel el justicialismo se adelantó recomendando: “Ante la actual suspensión de la actividad específica de los partidos políticos, la detención prolongada de muchos de sus dirigentes y frente a la ausencia de reglas de juego claras y precisas para la restauración del proceso democrático argentino (el partido justicialista ) considera inconveniente la asistencia de afiliados y dirigentes del movimiento (…).

Años después diría Bittel: “Lo cierto es que con eso se desbarata el éxito de la cena. Muchos compañeros que incluso ya habían adquirido la tarjeta – creo que costaba dos millones de pesos de entonces – enterados de la directiva del partido, se encargaron de atajar a la gente”.

Sin embargo, cuando Videla levantó su copa lo acompañaron peronistas como Luis Rubeo, Enrique Osella Muñoz y Carlos Palacio Deheza, todos ellos diputados de la Nación hasta el 24 de marzo de 1976. Por el lado de los radicales, un cónclave de sus principales figuras decidió la no participación. No obstante, esa noche del 1° de diciembre de 1978, ocuparon una mesa muy cerca de Videla los dirigentes Ricardo Balbín ("Yo no tengo la solución, pero que las hay, las hay" dijo Balbín antes del golpe militar de 1976. Estaba informado.) , Juan Carlos Pugliese, Rodolfo García Leyenda, Rubén Rabanal, Antonio Tróccoli, Francisco Rabanal y Carlos Raúl Contín. 

Civiles de diversos partidos colaboraron con la Junta Militar: Videla con intendentes (La Pampa 1977).

Videla en La Pampa

En otra mesa se ubicaron Juan Trilla, Cándido Tello Rojas y Aldo Tessio. No concurrieron Luis León (Chaco), Fernando de la Rua, Carlos Perette y Raúl Alfonsín.

El día anterior, en el domicilio de Vicente Solano Lima (integro el gobierno como vice del ex Presidente Dr. Héctor Cámpora) , se reunieron la mayoría de los representantes oficiales de los partidos políticos. Estuvieron Miguel Unamuno, Benito Llambí y Vicente Saadi por el peronismo. Enrique de Vedia y Nestor Vicente por la democracia cristiana. Simón Lázara por los socialistas unificados y Fernando Nadra por el comunismo.

Al conocer el comunicado justicialista todos coincidieron en no concurrir, excepto Nadra. Esta decisión originó un generalizado repudio, sobre todo de los democristianos. Sin embargo, veinticuatro horas después, Solano Lima y Antonio Allende compartían el brindis con Videla. Allende fue separado al día siguiente de su partido por inconducta. El comunismo concurrió tal como lo había anunciado Nadra.

De aquellos vientos...

El país en tanto, aunque con la euforia del triunfo del mundial, recibía diariamente las noticias de muerte y desapariciones. Una revista de actualidad recogió algunas frases de los asistentes: “En boca cerrada no entran moscas” (Antonio Tróccoli). “Esta es una prueba mas que en el país se puede convivir y se puede disentir” (José Antonio Allende). “Gracias por permitirme estar aquí” (Juan Carlos Comínguez, comunista, a Videla). Según la misma publicación, en el bar aledaño a la Confitería El Molino – lugar donde se realizó la cena – se escuchó decir: “Menos mal que tres peronistas mitigaron las ausencias del partido”. Años después, algunos justificaron su asistencia destacando haber concurrido como "ex legisladores", y que se habían retirado antes - al “advertir la presencia de Videla”.

La crónica señala que los últimos en retirarse fueron los que integraban el numeroso grupo de radicales. Sobre Callao y Rivadavia caía una lluvia triste. Las luces del Congreso de la Nación estaban apagadas.

Fuente: Archivos Revista Gente, Diario La Nación (25 de marzo de 1979) y Testimonios orales de entrevistados para el Archivo de Pasajeros de la Historia (Edición 1993)

Otros datos

Autoridades que acompañaron al gobierno de facto en gobiernos municipales.

Intendentes UCR en el país: 310

Intendentes Justicialistas en el país: 169

Intendentes Demo. Progresistas en el país: 109

Intendentes del MID en el país: 94

Intendentes de Fuerza Federalista Popular en el país: 78

Intendentes Neo-Peronistas en el país: 23

Intendentes Demócratas Cristianos en el país: 16

Intendentes Partido Intransigente en el país: 4

La Justicia: Los temibles Juzgados Federales
Estaban a cargo de Jueces absolutamente parciales que respondían a instrucciones del Gobierno Militar. Su función era juzgar con trámites morosos y dilatados, con detenidos sin certezas jurídicas, ignorar las denuncias de atropello de la fuerzas represoras del Proceso Militar,  o pasar a un sospechado a una resolución de Pase a a Disposición del Poder Ejecutivo. En la práctica, los presos señalados con esta medida integraban la lista de desparecidos. Uno de estos juzgados fué el de Resistencia (Chaco) a cargo de Luis Córdoba (fallecido en 2017). Este Juez intervino en la causa de la Matanza de Margarita Belén

Lea más sobre Historia Argentina
Archivos de Pasajeros de la Historia
(No envíe colaboraciones)

En las cárceles del régimen militar, al decir de un preso que sobrevivió a la tragedia, "los detenidos languidecían entre penas y apremios ilegales".

Editado en la Dirección del Estudio de Diario del Vino en Buenos Aires, Argentina. Comuníquese a través de Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. . No mande archivos ni links.  

Ultima vez modificado Domingo, 01 Agosto 2021 21:10