Diario del Vino

Diario del Vino

El jueves 24 de Enero de este año, el crítico de vino James Suckling dió a conocer su habitual listados de los CIEN mejores vinos de Italia.

Sin embargo, las expectativas que el anuncio de esta definición de la calidad de los vnos del Primer país de Occidente y sus Vinos, Italia, despertaría en la entendida audiencia de los especialistas en vino fino, no eran de curiosidad precisamente. Todos sabían, o intuían esta historia del "anuncio" como formalidad. En realidad el acto sería de confirmación. Y eso fué así. La previsible realidad indicó que el Solaia, dei marchesi de Antinori sería la privilegiada etiqueta. Así es que, redondeando lo previsible, Suckling desgranó su nota de Cata, respecto al mítico "Marchesi Antinori Toscana Solaia 2015",  diciendo: 

La nariz de esta Solaia es verdaderamente fenomenal con grosellas,
moras, rosas y violetas. Tan perfumado. Con cuerpo y todo está en jaque y en armonía con los taninos pulidos que duran minutos. Pureza y enfoque. ¿Es la mejor Solaia de la historia? 
Tan bebible ya, pero éste es un vino para las edades que vienen.

Si había algo que decir, Suckling ya lo había mencionado en su nota de presentación: La calidad sublime de Solaia destaca cómo la Toscana brilló de manera tan esplendorosa en la cosecha de 2015, por lo que cinco de los 10 mejores vinos italianos del año provinieron de la principal región vinícola de Italia de ese año. También elegimos un Barbaresco increíble de un año desafiante, un rojo legendario de Campania y un magnífico blanco antiguo de Collio. Personalmente quiero probar (o debería decir, ¡beber!) De nuevo. “La Solaia 2015 es la mejor Solaia de la historia. Es un vino que hace que tu mente se acelere con pensamientos sutiles pasión por su gran calidad ".
AntinoriFlorencia

En realidad, el Solaia no es una sorpresa para nadie que conozca de vino. Esta botella proviene de viñedos de Italia de una empresa que lleva mas de 600 años de tradición, produciendo buenos vinos. Desde entonces, el Imperio de los Marchesi de Antinori se ha multiplicado en el mundo. Pero es en su país en el que brilla sus mejores realizaciones. Como esta répica del lagar ideado por Leonardo Da Vinci, que se encuentra a 30 km. de Florencia, Capital Mundial del Arte. Esta pasión por el vino, del que el Solaia es una muestra, no tiene parangón en la historia universal del vino.

Marchessi
Hoy, los vinos de los Marchesi de Antinori cotizan en Bordeaux, donde las estrellas son los vinos de la "milla de oro", todos rodeados de un halo de lujo y leyenda, pero que explotan la exibición no solo de sus vinos, sino de su historia y su pasado, en una ostentasión que atrae miles y miles de curiosos, muchos de ellos sin una remota posibilidad de probar un trago de tan exquisitos elixires. Al fin un estilo de marketing que sí asegura en realidad que los productos  son buenos: En negocios nadie se propondría como modelo si no estuviera seguro que responde a la concepción del comprador de cómo debe ser ese producto.  Y en el plano del lujo, el vino - algunos -  también aporta a la economía de un sistema, a una región ó una Casa..

Piero AntinoriLa dos fotos últimas es la síntesis actual de la dirección de la Bodega Marchesi de Antinori. El último Marques (Piero Antinori) confía en Albiera, Allegra y Alessia, sus hijas, para manejar el imperio de 600 años.  

Ah... a propósito: el Solaia de Marchesi de Antinori está hecho con  Cabernet sauvignon, Sangiovese y Cabernet franc; se elabora en la Tenuta Tignanello, de la Toscana. El precio por botella ronda los 300 euros. En estos casos el enoturismo es un aliado para la curiosidad del "amante del vino". Sus propuestas son las mismas que las que dominan los paseos de los "amantes del arte" cuando visitan el Louvre en París: Los cuadros son para mirarlos. En el caso de estos vinos, el acceso a una copa, también es solo para privilegiados.

Ricardo Brizuela

Ahora una sugerencia de los vinos que usted debe conocer. 

Catena Zapata

La Romanée

Bemberg

 

Es probable que sean pocas las empresas que cautivan y transmiten a sus seguidores una mística que solo se comprende a través de mecanismos sutiles, que unen al producto que elaboran con aquellos que difrutan de él. Esa es una - tal vez la prinicipal - de las razones del fervor que despiertan generación tras generación. Esta que hoy presentamos es una de ellas. Y bienvenido el buen oficio de James Suckling para brindar año a año este, su esfuerzo, para señalar muchas de las que en Argentina despiertan recuerdos y generan pasiones. En esta categoría se encuentran los vinos de Rutini Wines

Responsible

MalbecRutini winesEsta antigua empresa fundada por un inmigrante italiano, señaló el camino de la industria del vino en la Argentina. Felipe Rutini trajo de Italia su empuje y sus conocimientos sobre agricultura, y plantó esta empresa en un territorio donde solo la imaginación de los indios naturales soñó con lo mismo, y aportó el agua para que una tierra llamada Mendoza llegara - mas de doscientos años después - a tutearse con las tierras de los grandes Chateaux franceses, las Bodegas italianas de renombre y los Castillos de España, en la oferta del vino fino que cautiva enófilos. Entre los anticipos de Felipe Rutini y su esposa, Ernesta Cremaschi, y su descendencia, y la actual Rutini Wines, se sucedieron generaciones. Sin embargo, como en toda esa franja de íconos internacionales mencionados arriba, un apellido, en este caso el de Rutini, emerge con el lustre de los siglos, renovándose permanentemente.

Para los argentinos nostalgiosos seguramente entre los recuerdos de la obra iniciada por Felipe Rutini, la caramagnola de San Felipe ocupa un lugar destacado. Pero, para visualizar mejor esta historia lector amigo, abajo tiene un video que le contará mucho mejorMalbec que nosotros de qué se trata hoy Rutini Wines

En tanto recurrimos al buen criterio y la sabiduria de James Suckling para que sea quien nos defina este produccto que une estos dos valores de Argentina, Rutini y el Malbec, en uno solo: Rutini Apartado Gran Malbec, Mendoza, Argentina. Y el maestro señala lo sigjuiente en sus notas de cata de los Vinos Extremos de Argentina.

 Esta es una hermosa mezcla del mejor malbec de los viñedos de Altamira, Gualtallary y La Consulta. Viñas viejas, también. Tiene cuerpo, pero muestra ligereza y enfoque con taninos ultra finos y un acabado brillante. Pulido y muy fino. Grave. Beber en 2023.

 

 Como siempre, sugerimos consultar disponibilidad y precio en la página del Wine-Searcher. Hasta la proxima.

RB

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., estamos en Ensenada, Baja California (México) y difundimos nuestro material para 160.000 amigos que frecuentan nuestro sitio web y la Net-Work, en los cinco continentes. Parte del material de este artículo fué enviado a nuestra redacción por la empresa distribuidoras en México de este producto, a las cuales agradecemos particularmente. Siga este producto en nuestras páginas de mayor redership, como "Soy el Vino" y "Vinos con Historia" que puede visualizar en forma destacada en nuestra Home.

 Material en edición, vuelva a visitarnos

Este vino nace de un único viñedo en propiedad de viejas cariñenas y garnachas plantadas hace 80 año “Es uno de los parajes más bellos y recónditos del Priorat,  ajeno al paso del tiempo”, según Miguel Torres Maczassek

Vilafranca  del Penedès, 2 de  abril  de 2019.  Familia Torres  captura  la  esencia del Priorat   más recóndito  en  Mas  de  la  Rosa  Vinyes  Velles  2016,  un  nuevo  vino  exclusivo  de  gran  elegancia que procede del bello paraje del que toma el nombre, en el término municipal de Porrera. Se trata de un viejo viñedo en propiedad de 80 años de tan solo 1,9 hectáreas, plantado en vaso tradicional y  en  costers,  pronunciadas  pendientes  donde  la  llicorella  aflora  en  forma  de  rocas laminadas de color cobre oscuro entre las que las raíces de las vides se abren paso para buscar agua y nutrientes. 

Programa de #DiariodelVino, que comparte con sus avisadores

Responsible

“Es uno de los lugares más cautivadores del Priorat, una viña resguardada y escondida, que se abre ante el visitante como un anfiteatro. Es sin duda nuestro mayor tesoro y lo tiene todo para hacer  un  gran  vino”,  afirma  Miguel  Torres  Maczassek,  quinta  generación  de  Familia  Torres.  Y añade: “Con Mas de la Rosa, hemos querido que la viña se expresara por sí sola, realzando su pureza y singularidad, sin interferencias”. 

Situada  a  una  altura  de  casi  500  metros  en  su  punto  más  alto  a  la  que  se  accede  por  una estrecha  y    sinuosa  pista  forestal,  la  finca  tiene  plantadas  5.800  cepas  viejas  de  cariñena  y garnacha,  entre  las  que  se  mezclan  unas  pocas  vides  de  picapoll  negre.  Todos  los  trabajos  se realizan de manera manual y con la máxima delicadeza para preservar el paisaje y la integridad del fruto. “Desde hace años, hemos ido constatando el enorme potencial de este viñedo ya que comprábamos la uva para destinarla a nuestro vino Perpetual. La vinificábamos por separado y los  lotes  siempre  destacaban,  así  que  en  2016  decidimos  elaborar  un  vino  que  procediera únicamente de este lugar”, señala Miguel Torres.

Es  una  de  las  primeras  fincas  de  Porrera  en  la  que  históricamente  ya  se  hacía  vino,  como testimonian  viejos  lagares  de  la  zona,  y    está  documentada  como  tal  en  el  libro  ‘Crónica    de Porrera 1865’ de Josep Simó i Serres, donde se la describe como “una buena masía situada a 3 cuartos  de  hora  de  lo  que  ahora  es  población”.  El  nombre  Mas  de  la  Rosa  procede,  según cuenta  el  autor,  de  la  esposa  de  un  antiguo  propietario  de  mediados  del  s.  XVIII  que enloqueció y “prendió fuego a la casa y la redujo a cenizas”.

Mas de la RosaMas de la Rosa 2016, obra del enólogo Jordi Foraster, se ha elaborado con la máxima delicadeza, con extracciones suaves y una crianza en barricas de roble francés durante 16 meses, respetando la expresión del terroir. El resultado es un vino singular, de extremada finura y estilo fresco, favorecido por la situación de la finca en una zona fría con orientación este. Esta orientación permite que el ciclo de maduración de la uva sea largo y con un ritmo adecuado, ya que durante el verano la viña queda sombreada a partir de primera hora de la tarde, evitando la insolación directa en los racimos. En cuanto a la añada, 2016 fue un año relativamente normal en cuanto a pluviometría y temperaturas, que no fueron particularmente altas durante el verano.

De este vino se han producido únicamente 2.059 botellas, que se asignarán por cupos a restaurantes gastronómicos de 15 países. El 80% se destinará a mercados exteriores, entre ellos Canadá, Alemania, Inglaterra, Japón, China, Hong Kong y Estados Unidos. Es el vino más exclusivo de cuantos elabora Familia Torres, que ya sale al mercado avalado por la crítica internacional con 94+ puntos Parker y 94 puntos en la revista británica Decanter.

Familia Torres en el Priorat

Mas de la Rosa es el primer vino de la Familia Torres en la DOQ Priorat que procede de un único viñedo singular, un proyecto impulsado por Miguel Torres Maczassek, quinta generación, cuya obsesión es la de mostrar la expresión de un paisaje, de un lugar determinado, buscando la frescura y elegancia. Las otras dos referencias que elabora, Perpetual y Salmos, se nutren de viñas situadas en varios municipios que, en el caso de Salmos, son mayoritariamente de propiedad.

Mas de la Rosa

Familia Torres plantó sus primeras viñas en la región a finales de los años noventa y cuenta actualmente con 25 hectáreas de viñedo propio en El Lloar, donde también se asienta la bodega, y 50 ha en Porrera. Recientemente ha adquirido 15 ha en la zona de Els Tossals, donde está realizando una plantación experimental de una pequeña parcela del que será el viñedo de piedra llicorella más alto del Priorat, a 746 metros de altura, un proyecto a muy largo plazo pensado para afrontar el cambio climático.

 Precio recomendado Mas de la Rosa Vinyes Velles 2016: 370 euros

Pie de foto Portada: Manolo Del Águila, anterior propietario de Mas de la Rosa; centro: Miguel Torres Maczassek, director general de Familia Torres; y último derecha Jordi Foraster,  enólogo de Familia Torres Priorat.