Diario del Vino

Diario del Vino

Las novedades de nuestro tiempo que nos apabullan con la variedad de ofertas que se realiza diariamente desde círculos generadores de opinión, muchas veces confunde por la rapidez con que se producen. También los múltiples temas que acosan al lector para que el publico consumidor  asuma su rol, vuelve casi invisble ciertas manifestaciones que indican el cambio. En este caso el protagonismo es de las dos mayores corporaciones del vino de Estados Unidos, y sus respectivos negocios en busca de nuevos posicionamientos. Se suma una invitada reciente: la cannabis. Aleatoriamente nos referiremos a la también nueva vuelta de tuerca del revulsivo mundial llamado Brexis.

 

La historia de la primer protagonista de nuestro análisis de hoy tiene todos los condimentos de irrupción humilde, pero de seguros pasos que fueron los inicios comunes de muchas grandes empresas que se proyectaron al mundo desde Estados Unidos. Se trata en este caso de Gallo Winery,una empresa fundada en 1933 por dos hermanos - Ernest y Julio Gallo - en la localidad de Modesto, en California. Sus negocios - "modestos" tambien como su localidad -  evolucionaron desde el primer año en forma notable, transformándose con el correr del tiempo hasta la fecha en una poderosa productora y comercializadora de vino que participa de la inmejorable posición del Estado Dorado, cubriendo el abastecimiento de esta bebida en mas de 90 países. La noticia - en forma escueta - anticipa que hace pocos días concretó la compra de nuevas vitivinícolas que incorpora a su portfolio de marcas con una inversión de Un mil setecientos millones de dólares

Así E&J Gallo suma a su ya extensa línea las marcas Clos du Bois, Black Box, Estancia, Mark West, Wild Horse, Franciscan y Ravenswood. La compra que tendrá aprobación en poco tiempo de acuerdo a las leyes de USA, incluye una línea de Bodegas Productoras, a las que corresponden las botellas de etiquetas como Mission Bell, Turner Road Vintners, Clos du Bois y Wild Horse, ubicadas en California. En Washington Hogue Cellars, y Canandaigua de Nueva York.

Y ¿Quien vende?

La corporación que se desprende de estos activos se llama Constellations Brands Inc. y fué fundada en el año 1945 en Nueva York, en la localidad de Canandaigua en Finger Lake (remember up).

Pero lo que distingue, y de alguna manera une, ambas corporaciones dedicadas a la bebida, es que Constellation es tan innovadora como la misma Gallo: Debido a eso asumió primero la primacía en vino vendiendo granel en el este, introduciéndose luego en el negocio de la cerveza, con la representación de la marca Corona de México, que posteriormente compra para incursisonar en todos los mercados con este rubro. Y finalmente (resumen muy breve éste porque Constellation tiene una extensa y rica historia en otras áreas) constituyéndose en la primer gran empresa que participa del negocio de la cannabis (marihuana) con decisión en una primera incursión de inversión. En el año 2018, antes de la legalización de la cannabis recretiva que se produjo el mismo año, sacudió al mercado con un anuncio de inversión de Cuatro (4) Mil Millones de dólares en acciones de la empresa líder de esta nueva industria, la Canopy Growth Corporation. Para lo inmediato tiene la posibilidad de aumentar esta cifra en acciones preferenciales.

Las excelentes cifras de esta última empresa en la evolución de sus negocios y el abandono de su nave insignia - la Canandaigua de Nueva York que pasa a manos de la Gallo - estaría indicando un movimiento de apreciación empresaria a esta nueva explotación: el cannabis, cuyo consumo es ya legal en Estados Unidos en su dos facetas de medicinal y recreativa, y medicinal únicamente en México, el tercer mercado de América del Norte. Esa es entonces la razón de este alejamiento del vino urgido por completar la opción que le otorgaría mayor participacion en Canopy Growth Corporation.

Otra realidad en el ambito del vino estaría indicando la vinculación en por lo menos una bodega en California, de la Cannabis. Hay otros proyectos en marcha. A esto - sin otro ánimo más que reflejar los nuevos tiempos - motiva el título de hoy de nuestra nota. 

Brexit

Ahora el Brexit "salvaje".

El Brexit es el punto final, complejo y llamativo. Sin aparente solución de parte de Inglaterra, en el conjunto del resto de Europa la situación no es diferente. La tensión del momento ha pasado y queda flotanto solo un ambiente de preocupación en ambas orillas del Canal de la Mancha. Sin embargo, hay algunos síntomas que la industria del vino de cualquier latitud debe tomar en cuenta y leer los síntomas con toda seriedad. El vino es un producto del que Inglaterra no va a prescindir, y tal vez con el correr del tiempo el cambio climático le dé una mano (hasta en esto la situación va en camino contrario a cualquier otra expectativa), pero el Brexit es ahora, y las posibilidades - si bien cercanas - aún serán demoradas.

Lo cierto es que el problema actual está encareciendo mucho mas las botellas en estanterías. Y circula una amenaza cierta, para quien lea los acontecimientos con una lógica anticipatoria. El diario The Telegraph anunció el posible cierre de una de las vinacotecas mas trascedentes en los últimos tiempos. Motivo: los altos costos hacen imposible el mantenimiento de su plataforma digital con la que promociona ofertas en locales (la mayoría en Londres). Por otra parte, ambos partidos de Inglaterra están subestimando la reacción del público ante un Brexit desordenado. La ilustración de arriba es un hallazgo. No faltan tampoco los pronósticos revanchistas: estos apuntarían a una revalorización en el mercado inglés de los buenos vinos de Australia, incluyendo los graneles Premium: Dura respuesta si las hay en el Reino del Vino. 

Hasta pronto.

Ricardo Brizuela

5 de abril| El director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benitez, presentó ayer durante la Asamblea General de la organización, celebrada en Galicia, los seis ejes del nuevo Plan Estratégico que la FEV ha diseñado para el periodo 2019-24: aumento del valor, mejora de la rentabilidad, sostenibilidad integral, refuerzo interno de la FEV, vertebración sectorial y potenciar la I+D+i.

 

Estos retos estratégicos son fruto un de un trabajo interno de diagnóstico y reflexión que ha contado además con la colaboración de un grupo de trabajo de socios de la FEV y otro de expertos de fuera de la organización. De cada uno de ellos se derivan una serie de objetivos y acciones para cuya consecución será necesaria la colaboración e implicación de las autoridades y de otras entidades sectoriales, como reconoció el director de la FEV durante su presentación.

El resto de la jornada, inaugurada por el presidente de la FEV, Miguel A. Torres, y el secretario general del Ministerio de Agricultura, Fernando Miranda, giró en torno a la responsabilidad social y a la sostenibilidad como herramientas para crear valor dentro del sector vitivinícola y la necesidad de adaptarse a las nuevas exigencias normativas y del consumidor. 

Durante la primera ronda de intervenciones, las bodegas Viñas del Vero, Pago de Carraovejas, Terras Gauda y el grupo Pernod Ricard Bodegas presentaron algunas de las iniciativas que están desarrollando actualmente en los distintos pilares de la sostenibilidad y sirvieron de ejemplo a todo el trabajo que el sector vitivinícola español está realizando en este ámbito.

A continuación, tuvo lugar un coloquio con expertos en el ámbito de la RSE de distintos sectores en el que se pusieron sobre la mesa algunas reflexiones sobre el retorno que una efectiva estrategia de sostenibilidad y RSE tiene en las empresas. Francisco Hevia, director senior de Llorente y Cuenca; Delia Garcia, responsable de sostenibilidad y RSC en El Corte Inglés; Natalia Valls, gerente de Banca Responsable de CaixaBank y Juan Vázquez, director general de Bodegas Martin Codax y presidente del Cluster Alimentario de Galicia insistieron también en la importancia de alinear esta estrategia con la comunicación de la empresa de una manera coherente de cara al consumidor.

 

El jueves 24 de Enero de este año, el crítico de vino James Suckling dió a conocer su habitual listados de los CIEN mejores vinos de Italia.

Sin embargo, las expectativas que el anuncio de esta definición de la calidad de los vnos del Primer país de Occidente y sus Vinos, Italia, despertaría en la entendida audiencia de los especialistas en vino fino, no eran de curiosidad precisamente. Todos sabían, o intuían esta historia del "anuncio" como formalidad. En realidad el acto sería de confirmación. Y eso fué así. La previsible realidad indicó que el Solaia, dei marchesi de Antinori sería la privilegiada etiqueta. Así es que, redondeando lo previsible, Suckling desgranó su nota de Cata, respecto al mítico "Marchesi Antinori Toscana Solaia 2015",  diciendo: 

La nariz de esta Solaia es verdaderamente fenomenal con grosellas,
moras, rosas y violetas. Tan perfumado. Con cuerpo y todo está en jaque y en armonía con los taninos pulidos que duran minutos. Pureza y enfoque. ¿Es la mejor Solaia de la historia? 
Tan bebible ya, pero éste es un vino para las edades que vienen.

Si había algo que decir, Suckling ya lo había mencionado en su nota de presentación: La calidad sublime de Solaia destaca cómo la Toscana brilló de manera tan esplendorosa en la cosecha de 2015, por lo que cinco de los 10 mejores vinos italianos del año provinieron de la principal región vinícola de Italia de ese año. También elegimos un Barbaresco increíble de un año desafiante, un rojo legendario de Campania y un magnífico blanco antiguo de Collio. Personalmente quiero probar (o debería decir, ¡beber!) De nuevo. “La Solaia 2015 es la mejor Solaia de la historia. Es un vino que hace que tu mente se acelere con pensamientos sutiles pasión por su gran calidad ".
AntinoriFlorencia

En realidad, el Solaia no es una sorpresa para nadie que conozca de vino. Esta botella proviene de viñedos de Italia de una empresa que lleva mas de 600 años de tradición, produciendo buenos vinos. Desde entonces, el Imperio de los Marchesi de Antinori se ha multiplicado en el mundo. Pero es en su país en el que brilla sus mejores realizaciones. Como esta répica del lagar ideado por Leonardo Da Vinci, que se encuentra a 30 km. de Florencia, Capital Mundial del Arte. Esta pasión por el vino, del que el Solaia es una muestra, no tiene parangón en la historia universal del vino.

Marchessi
Hoy, los vinos de los Marchesi de Antinori cotizan en Bordeaux, donde las estrellas son los vinos de la "milla de oro", todos rodeados de un halo de lujo y leyenda, pero que explotan la exibición no solo de sus vinos, sino de su historia y su pasado, en una ostentasión que atrae miles y miles de curiosos, muchos de ellos sin una remota posibilidad de probar un trago de tan exquisitos elixires. Al fin un estilo de marketing que sí asegura en realidad que los productos  son buenos: En negocios nadie se propondría como modelo si no estuviera seguro que responde a la concepción del comprador de cómo debe ser ese producto.  Y en el plano del lujo, el vino - algunos -  también aporta a la economía de un sistema, a una región ó una Casa..

Piero AntinoriLa dos fotos últimas es la síntesis actual de la dirección de la Bodega Marchesi de Antinori. El último Marques (Piero Antinori) confía en Albiera, Allegra y Alessia, sus hijas, para manejar el imperio de 600 años.  

Ah... a propósito: el Solaia de Marchesi de Antinori está hecho con  Cabernet sauvignon, Sangiovese y Cabernet franc; se elabora en la Tenuta Tignanello, de la Toscana. El precio por botella ronda los 300 euros. En estos casos el enoturismo es un aliado para la curiosidad del "amante del vino". Sus propuestas son las mismas que las que dominan los paseos de los "amantes del arte" cuando visitan el Louvre en París: Los cuadros son para mirarlos. En el caso de estos vinos, el acceso a una copa, también es solo para privilegiados.

Ricardo Brizuela

Ahora una sugerencia de los vinos que usted debe conocer. 

Catena Zapata

La Romanée

Bemberg