Soy el Vino - Capítulo I - Primera Parte

Escrito por  May 20, 2020

Guia de Viñedos y Bodegas de Chile

 

萨尔瓦多日报维诺。葡萄和葡萄酒。我告诉你我的故事。

 

"No cuentes conmigo cuando te encuentres solo: puede traicionarte
la melancolía. No viajes conmigo si conduces: puedo obnubilar tus sentidos.
No me trasiegues sin medida: disfrútame con lucidez inteligente.
Son consejos de amigo. Soy el Vino".

 

LA HISTORIA DEL VINO ES LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD. ENTONCES, QUIEN MEJOR QUE EL VINO PARA CONTARNOS LA HISTORIA DEL HOMBRE MIENTRAS RELATA SU PROPIA HISTORIA.

Los recuerdos del Vino desde la mirada de la prehistoria.

Conozco una historia sobre un genio llamado Aladino ; creo que es una copia de mi propia historia, aunque yo soy más viejo que Aladino y también tengo poderes de genio, pero no vivo en lámpara alguna. Habito en zonas tranquilas, oscuras y húmedas, entre maderas olorosas y vidrios transparentes, en sitios cerrados por muros de ladrillos, cemento o cuevas umbrías de piedra caliza. Mi encierro no es un castigo. Me complazco en el transcurrir de los días, en el silencio, la paz y la meditación, aunque todo en mí se agite y se transforme en la búsqueda de la esencia que me permitirá ser mejor cada día.

También, en mi larga vida, he oído mucho sobre mí: que provengo de regiones remotas del Asia o de tierras de Medio Oriente. Que soy griego, romano, ibérico o ligur. Algunas versiones descabelladas me sitúan como nacido en regiones celtas, al servicio de esotéricas ceremonias de druidas impiadosos. No falta tampoco una importante corriente religiosa que me atribuye una mediación entre los hombres y un dios benevolente aunque castigador. Me resisto a que me encasillen, aunque me agrada cómo mi fama trasciende a través de milenios, aunque muchas veces medito sobre el verdadero papel que tuve y tengo en la historia del hombre .

Escucho que leen sobre mí en libros diversos. Sé que son mayoría quiénes ensalzan mis virtudes, aunque no faltan aquellos que ven en mí la suma de los males. Creo sobre los primeros que exageran en no pocas veces. Sobre los segundos, debo decir que prefiero ignorarlos: muchos ni me conocen ni se acercan para conocerme. Otros fueron abusivos en su trato conmigo y sus mismos excesos limitaron su entendimiento. Creo que a estos últimos no vale la pena referirse. Generalmente sus propios congéneres les tienen reservado lugares de reclusión o de olvido.

Hay historias sobre mí que llegan a emocionarme, a divertirme o a entretenerme. Tengo todo el tiempo, el que pasó y el que vendrá, para disfrutar de ellas. 

Pero, debo confesar que cada una tiene lugares de preferencia diferenciadas en mi memoria, sean éstas reales o imaginarias. Creo que me complacería hacer un repaso de las más conocidas, aunque debo advertir que no soy yo el indicado para desmentir lo que ya está escrito. No me interesa señalar a nadie, sólo me regocija el hecho de verme involucrado en la historia del hombre, en el entendimiento que si de mí se habla, debo ser condescendiente y tolerante, descartando que cada historia es contada tal como el historiador hubiera deseado que fuera la historia, no como fue realmente. Creo haberle escuchado estos mismos conceptos a un sabio atormentado de un siglo muy reciente de apellido Nietzsche y adscribo totalmente a ellos. Por ejemplo, cómo evaluar cuánto hay de verdad en la historia de Noé cuando se dice comenzó mi existencia? Me siento turbado al recibir la noticia que fui la causa de la maldición del patriarca a todo un pueblo, condenándolos a la esclavitud al servicio de sus hermanos. Pero más me avergüenza el enterarme que aquellos antepasados de los hombres fueron impulsados por mí a cometer excesos tales como el incesto y que de actos impuros de esa naturaleza hubiera nacido la descendencia que pobló gran parte de la tierra.

En realidad mi origen se presta a la difusión de episodios que con el correr del tiempo tomaron la jerarquía histórica que se le reconoce en distintos pueblos. Por ello se me puede encontrar entre chinos, mongoles, indios, negros, europeos y hasta en territorio de las nuevas tierras americanas. Mi protagonismo, muchas veces adquiere característica de réplicas en distintas geografías y lenguas. La verdad es responsabilidad exclusiva de mis aliados de la esfera de la fantasía, que fueron convocados para sorprender al mundo con un legado de los dioses. No haré descargos de ninguna naturaleza. Simplemente mas adelante voy a referirme a este episodio aportando otros elementos que considero debe saberse respecto a este tema que involucra a Noé, el diluvio y la supuesta primera borrachera de la historia.

En el principio del mundo fueron llamadas las aves y el Creador les dijo:

Aves Prehistóricas

"Comed de esta planta sus frutos y semillas, y volad por todos los rincones de la tierra" .

Y las aves se disputaron el fruto de la planta señalada, llenados sus buches, levantaron vuelo y dejaron caer sus excrementos preñados de semillas para un futuro de cosechas. (Ver Extensión 1 - Cap. I).

Luego llamó a los vientos y les dió instrucciones:

Vid

 

Soplad esta simiente y distribuidla por la faz de la tierra .

Y las aves y los vientos cumplieron la orden: Entonces,  las emredaderas de la vid abrazaron los peñascos en las altas monañas, cubrieron los valles y se desplegaron en planicies diversas, libres, sus frutos oscuros o dorados, con el sol alumbrando a través de las uvas como linternas. simulando estrellas, decoraron la tierra virgen, que por obra divina parió el alimento de la obra suprema que vendría a celebrar la vida.

Así la vid apareció en todo el planeta, haciendo de la uva un fruto universal para deleite del hombre. El primer paso estaba dado. El Creador llamó luego al hombre y le dijo: /

El fruto de esta planta dispongo para tu gozo. El te servirá también de alimento. Descubrirás con el tiempo que tiene otras virtudes y te solazarás con ellas. Sólo debes atender su cultivo.//Así el Creador le entregó al hombre el preciado regalo de la viticultura. Confió que el ingenio de aquel desvalido imaginaría el resto: transformar esos frutos en líquidos de colores fulgurantes, con sabores y fragancias diversas. Para ello dispuso una concesión especial: le otorgó a las uvas el extraño privilegio de autotransformarse, para completar por sí misma el proceso de fermentación. Pero dejemos este tema para explicarlo después: No quiero romper el encanto de este momento que escuchas mi historia.

Fin de la Primera Parte del Capítulo 1

Editado en Esetudio de la Dirección de Diario del Vino en Buenos Aires, Argentina. 

//Controtibución voluntaria de apoyo a nuestro trabajo periodístico//

Esta información es gratuita e independiente de cualquier interés, según nuestra Política Editorial, que incluye Noticias, Cursos Gratis para nuestros lectores amantes del vino, y el Programa The Responsible Wine Consumer  Su colaboración voluntaria - cualquiera sea el importe que decida nos ayuda al mantenimiento de nuestro equipo de producción. Puede efectivizarla mediante este link: paypal.me/PaymentDiariodelVino  (Presione y elija la moneda de su envío). Agradecemos anticipadamente el aporte de las Bodegas de Vino y de la industria proveedora de insumos, como de lectores interesados en nuestro material editorial. 

Ultima vez modificado Jueves, 12 Noviembre 2020 03:08