Imprimir esta pagina

Cuando el mejor champagne del mundo era argentino

Nov 17, 2013

Directorio de Ensenada

Hubo un tiempo en que la palabra champagne no signficaba nada mas un buen vino espumoso, hecho al mismo estilo champanoise que se viene utilizando aún antes que lo hiciera el monje Dom Perignon.


La historia comenzó en Rio Negro (Argentina al filo de los años '30 del siglo XX cuando Patricio Piñero Sorondo (imagen abajo), fundó su bodega Barón de Rio Negro, en Allen, una pequeña localidad que en realidad fundó este emprendimiento.

The Responsible

Patricio Sanchez SorondoEl episodio tuvo un cariz novelesco, a tal punto que nadie discutía al personaje su declarado título de Barón.

Diversos factores engalanaron la época, siendo la bonanza que distribuyó la Compañia del Ferrocarril del Sud o Ferrocarril Francés uno de los atractivos mayores. Cuenta la leyenda que en los comedores del tren que circulaba por la Patagonia argentina, los cubiertos de plata y las copas de cristal eran tan común como en cualquiera de los mejores restaurantes de París.

Todo al estilo del Expreso de Oriente, el famoso tren que unía París con el Medio Orriente. Algunos historiadores hablan del lujo que hacía de este transporte, un oasis rodante en tierras del desierto infinito, que solo se quebraba al llegar a pueblos diseminados en el trayecto. 

 

En ese contexto, Piñero Sorondo lanza su champagne con el mas puro estilo champanoise y la utilización de uvas como Pinot noir, Chardonnay y otras.

La experiencia tuvo un éxito fulminante y el Champagne Baronet comenzó su andadura, cosechando premios internacionales. El entorno de las riquezas del sur le dieron además, un prestigio incalculable.

Este atractivo no pasaría desapercibido. Un par de compañias internacionales (Una francesa de prestigo lider en champagne francés) le hicieron ofertas al "Barón de Rio Negro". Quisieron comprarle la marca.

Piñero Sorondo estaba muy orgulloso de su producto, y no deseaba desprenderse de él, por lo que signficaba incluso para su inserción social. Su negativa fué rotunda. Poco tiempo después apareció el famoso espumante Barón B - fonéticamente parecido - que arrasó en su tiempo liderando las ventas en un segmento social que - con poca similtud a la época actual - el dinero nevegaba con viento a favor en las pampas argentinas. 

Vinos de Chile

Hoy solo queda para el recuerdo la imagen del Baronet. Solo tenemos el cliché - el molde - con el que se hacían las etiquetas del champagne Baronet (Foto de arriba)

En la parte central lucía un lema en latín: "Vincit qui durât". La victoria que perdura. Nada mas acertado. Los espumosos argentinos están hoy entre los mejores del mundo.

 

BaronB Pero hasta aquí lo anecdótico del famoso Barón de Rio Negro. La secuencia de esta experiencia es verdaderamente insólita. En la misma época detallada del Ferrocarril del Sur existía en Francia una empresa   denominada Moet Chandón, una de las elaboradoras de buen champagne francés. Esta historia dá un salto de algunos años. En 1959 Moet Chandon se instala en Mendoza de la mano de Bertrand de   Ladoucette. Este personaje de la aristocracia francesa lleva a cabo una tarea de adaptación personal y el transplante de Moet Chandón a territorio argentino. Surge así para el mercado nacional  el   espumoso  Barón B, lider en el gusto argentino desde su creación.

 

Y aquí renace la leyenda iniciada en el país por el Barón de Rio Negro, porque Moet Chandón lanza al mercado Barón B, uno de los espumoso mejor logrado en el país. Así la similtud fonética entre Baronet y Barón B, cumple su destino de prestigio y aristocracia. Con una diferencia que favorece a la marca francesa: Bertrand de Ladoucette, ostentaba legítimamente  el título de Barón en su país  El sino estaba cumplido. Y aquí, este gambito de posiciones y referencias en la geografía del vino y su origen, el final del cuento se resume en dos frases de sentido contrapuesto: Baronet quedaría como un "noble" champagne argentino (cuando aún no se había reconocido al champagne como producto exclusivo de Francia) que recogió la experiencia de los buenos espumosos galos. 

Barón B, en cambio, es ahora en Argentina un excelente espumoso, con  una marca exitosa de champagne,  fundada en Mendoza por un Barón francés. Vous comprenez?. RB

 

Reeditado (3260) en la Redacción de Diario del Vino, Ensenada, Estado de Baja California, México el 12 de julio de 2020

 

Ultima vez modificado Lunes, 13 Julio 2020 18:21