Francia conoce el secreto para cortejar a China

Mar 25, 2014

Automóviles, aviones y vino son algunas de las cosas que Francia ofrece a China, cuando la segunda economía mundial lo demanda y se vuelve cada vez mas importante para la Unión Europea. En particular, Francia espera que China sea el bebedor más importante de vino del mundo, de acuerdo a la existencia que el país tiene en su bodega.

 

Los franceses están esperanzados que el presidente chino Ji Xinping firme un convenio en su visita a Francia – la semana que viene - para rescatar a la empresa Peugeot-Citroen y comprar aviones Airbus. China se ha convertido en un inversor neto y las empresas francesas quieren recibir algo del reparto chino.

Los enólogos franceses nos son indiferentes. Saben que el año pasado China destronó a Francia e Italia como mayor bebedor del mundo y su afinidad con el vino tinto aumentó un 136 por ciento en los últimos cinco años.

A pesar que el 80 por ciento del vino que consumen los chinos es de producción china, su gusto por el vino importado está creciendo exponencialmente. Las relaciones bilaterales entre Francia y China está creciendo  luego que los asiáticos resolvieron terminar una investigación de dumping que amenazaba al vino. Ahora ambos países encontraron la fórmula para caminar juntos: Francia prestará apoyo con sus enólogos para la producción de los vinos chinos y China les asegura un plan de cata para entrar al mercado y promover la apreciación del vino...francés.

Además de consumir más vino francés, empresas chinas han comprado cerca de 60 castillos valuados en 1 a 3 millones de euros, con la esperanza de ponerlos en funcionamiento para la exportación directa a China de los productos franceses.

Pero especialistas aseguran que hay una oleada de próxima compra china de Chateaux especiales cuyo valor ascienden de 10 a 30 millones de euros. China ya es el mayor comprador de vinos de Bordeaux, motor de las exportaciones totales de vino a los asiáticos, con un récord de 7,7 mil millones de euros. Se espera que a esta cifra se incorpore el consumo de los chinos en Francia, lo que aumentaría los negocios de Francia en los próximos años.

Francia conoce el secreto. Y el vino de Bordeaux es el motor de los negocios con el que los galos apagan la sed china. Y este negocio al que accede China es gracias al potencial del mercado chino que supo fomentar Francia con una asistencia de más de 20 años, con sus propias empresas vitivinícolas y sus enólogos.

Fuente: Nota de Sophie Canción para International Business Times

25 de marzo de 2014 

Ultima vez modificado Miércoles, 26 Marzo 2014 05:35