Un vino de 200 años aparece intacto entre restos de un naufragio

Mar 15, 2014

Después de 200 años volvió a ver la luz del día una botella de preciado vino Fondillón, cargado en el puerto de Alicante y víctima de un naufragio en la zona del delta del Ebro.

La noticia podría ser intrascendente para quienes no tengan acceso a los secretos del vino, pero sin embargo es en si misma una preciada información para los amantes de este elixir.

El Fondillón es un vino elaborado en base a la uva Monastrell, con un sistema artesanal y un añejamiento de 25 años. La fruta se dejaba pasar al sol (pasar en la verdadera acepción de la palabra), vale decir se extendía sobre una cama de juncos o cañas, después de que se había cosechado casi como pasas de uva.  Luego de casi treinta días se estrujaban y se recogía el jugo asoleado, conservando el hollejo en el mosto, para continuar su fermentación luego en barricas  que tenían en su “fondo” el resto de las lías con azúcar del vino retirado para su envasamiento.

Por eso el nombre: “Fondillón” aludía a este sobrante de azúcar que seguía actuando en el vino nuevo en el “fondo” de las barricas. Este vino fue famoso en todas las cortes europeas y su nombre fue repetido en más de una oportunidad por William Shakespeare, Alejandro Dumas, Emilio Salgari, Fiódor Dostoyevsky y Daniel Defoe.

El sol de Alicante, las propiedades excepcionales de la uva Monastrell y un trabajo artesanal que incluía – muchas veces - un proceso de selección grano por grano en forma manual, hicieron de este vino un producto de 18°, abocado o definitivamente dulce, buscado por todos los mercados de importación.

Desgraciadamente, la filoxera acabó hace cien años con los mas productivos viñedos, aunque todavía se produce, pero habiendo el tiempo borrado su fama.

Las circunstancias históricas que rodearon el episodio que lo devolvió a los días del SigloXXI – intacto - es tema de interés que desarrollaremos en nuestra sección Soy el Vino. 

 

Ultima vez modificado Sábado, 15 Marzo 2014 20:12