El viejo negocio de la falsificación llega al vino

Mar 12, 2014

Todo el mundo mira con atención la evolución china en los negocios y los chinos en China buscan con seriedad nuevas oportunidades y algunos vuelven sus ojos al viejo y lucrativo negocio de la falsificación.

China tiene ahora una franja de clase media que quisiera parecerse a los chinos ricos. Entonces desatan una fiebre de compras de marcas y simbologías. El vino pareciera ahora una mercadería apreciada, sobre todo si en la etiqueta dice Chateau Lafite Rothschild.

Esta tendencia  en la compra de vino fino que se cotiza a mas de 1.000 euros la botella tendría que poner a los bodegueros a bailar un samba al mejor estilo brasileño. Pero las mismas autoridades de Lafite arrojan un balde de agua fría: sostienen que la cantidad de vino Chateau Lafite Rothschild que se vende en China es cinco veces la capacidad de producción de esa famosa bodega.

¿Dónde está el truco? En la falsificación. Pero esto mismo hizo caer el precio de los productos Lafite al 50 % de su valor real.

Esta es una realidad del consumismo chino. Y un llamado de atención para los jóvenes que encuentran sus paladares estragados por productos falsos.

Ultima vez modificado Miércoles, 12 Marzo 2014 11:40