Sudáfrica: Brutal toque de atención para el mundo

Dic 17, 2020
 Foto: Trabajadores en viajes en Sudáfrica en Pandemia: la mirada del miedo.
 WineFuture
 
 
 
Los mensajes de la Pandemia
Una foto mil palabras: la sabiduria del viejo sistema de comunicación. 
Hubo un iempo que en Estados Unidos se recibía a los transgresores en los centros de denuncias de accidentes, con las muestras de las consecuencias de una acción temeraria con los resultados a su entorno más próximo. El sistema se usaba fundamentalmente en aquellos casos que mostraban el comportamiento desaprensivo de los denunciados: era parte de la condena, y aún de la previa vista del caso, la exhibición de las consecuencias en grabadas en celuloide - en aquel entonces - con las muestras desgarradores de accidentes similares.
El efecto de la pantalla perseguiría por el resto de sus días a los culpables.
Tal vez sea exagerado ese ejemplo y no sabemos si en algunos lugares todavía se recuerdan aquellos episodios. Pero a la luz de las costumbres de la sociedad en todo el mundo, y singularmente en la actual referencia de la pandemia, las imágenes tienen un claro mensaje de alerta en algunos casos o condena anticipada en otros. Es es la lectura de algunas prevenciones de las noticias de esta Pandemia. En este caso, mirar esta imagen que ilustra la nota tomada en Sudafrica y publicada en la edición de Hoy de The Washington Post taladra la mente.
En el medio de la Pandemia, el cansancio, el hartazgo y la rebeldía explota los sentidos y contribuye con su impulso a agrandar el riesgo del Covid-19.
La nota se refiere a las reacciones que está provocando esta amenaza a la salud pública en Sudáfrica.
Para los estudiantes de último año de secundaria en Sudáfrica, cuyo último período termina mucho antes del lanzamiento de las vacunas, ese sentimiento ha sido particularmente agudo: no hay bailes formales, no hay ceremonias de graduación, no hay diversión.
Pretoria
Trabajadores de la Salud en Pretoria relevando datos y estadísticas.
Pero en un pueblo costero la semana pasada, más de 3,000 jóvenes de 17 y 18 años continuaron con una gran fiesta de graduación de una semana, y más de 1,000 de ellos desde entonces dieron positivo por el coronavirus . Cientos más se negaron a hacerse la prueba o dieron números incorrectos para contactar a los rastreadores.
Luego, el viernes por la noche, el ministro de salud de Sudáfrica anunció que los investigadores habían descubierto una nueva cepa, similar a la encontrada en Gran Bretaña esta semana, que dijo que parecía afectar a los jóvenes más que las cepas que habían estado circulando anteriormente.
"Los médicos han estado proporcionando evidencia anecdótica de un cambio en el cuadro clínico epidemiológico, en particular, señalando que están viendo una mayor proporción de pacientes más jóvenes sin comorbilidades que presentan enfermedades críticas", dijo el ministro, Zweli Mkhize. La evidencia "sugiere fuertemente que la segunda ola actual que estamos experimentando está siendo impulsada por esta nueva variante".
fiestas
El mismo estilo: Como en Sudafrica, las fiestas privadas en Countries de la Provincia de Buenos Aires. Es preocupación policial. 
Si bien Mkhize no estableció una conexión entre la fiesta, que otros funcionarios han denominado un evento de "superpropagación", y la proliferación de la nueva cepa, su efecto combinado ha sido un aumento en los casos y las hospitalizaciones en tres provincias del país más afectado de África.
“Nuestros jóvenes no llevan máscaras”, y algunos están “claramente intoxicados”, dijo, refiriéndose a las fiestas de graduación. "Están tirando la precaución al viento y no se preocupan por las reglas del desastre".
Pero lo más dramático de las consecuencia de estas actitud registrada por el diario norteamericano en su nota, son las consecuencias en la sociedad en su conjunto, donde esos grupos prtenecen.
Y esto nos hace reflexionar sobe episodios parecidos en otros puntos del planeta que serán socavados por decisiones inconsultas de grupos sociales no controlados por las autoriades o incluso, por episodios prohijados por las mismas autoridades.
Taxistas
Lucha de sectores en medio de la Pandemia: Paro de taxistas en Capital argentina obliga a transeuntes a abandonar "distanciamiento social". 
En Buenos Aires, Argentina, por ejemplo, tienen hoy un poderoso motivo para estar preocupados. 
La movilización callejera, las protestas, los pedidos masivos, las reuniones multitudinarias, la concentracion de grandes masas, las celebraciones políticas, las concentraciones de interesados en temas sociales contrapuestos, todo en medio de la Pandemia, con una acción laxa, contemplativa, de las autoridades, no encontrará otra respuesta que la que estamos viendo retratado en Sudáfrica. Y para colmo, todos estos hechos tienen el marco de la debilidad y falta de rumbo en las decisiones, evaluaciones y soluciones adoptadas por las máximas dirigencias del país. Los sorpresivos anuncios sobre la vacunación, por ejemplo, las expectativas de las fechas señaladas por la Presidencia de la República, y el previsible no cumplimiento de las acciones que se publicitan por el mismo gobierno sobre la misma vacuna, son un ejemplo del laxo tratamiento que los medios reflejan en la actividad diaria de un país que se encuentra mas vulnerable que nunca, no solo a los efectos de la Pandemia únicamente, sino mas, mucho más, a las acciones promovidas por la propias autoridades de acercamiento social en multitudinarias circunstanciales.
Maradona
El último acto de Maradona: Nunca se sabrá cuánto contribuyó a los números de muertos que superan ya los 40.000 en Argentina
El funeral de la muerte de Maradona es un claro ejemplo en el que cientos de miles se involucraron y ,hoy nadie puede asegurar que no contaminaron con el virus implacable. En este orden todas las medidas que se adoptan desde los despachos oficiales carecen de la precaución de pregonar con el ejemplo.
Desde las reuniones políticas del mismo gobierno, como acaba de ocurrir en las últimas horas, hasta las deficientes explicaciones sobre una vacunación programada antes y ya desmentidas por los acontecimientos, tienen el perfil de un daño anunciado.
Así, en este camino, no habrá post pandemia posible; Con el virus no se juega a la política, Con el virus no se miente. Si el pasado sembró miles de muertos por hechos que ya "juzgó la historia", el presente está superando cifras que antes fueron escalofriantes.
No hay que engañarse: el color de los pañuelos puede ser también un mensaje oscuro para un futuro imprevisible.
Editado en el Estudio de la Dirección de Diario del Vino en Buenos Aires, Argentina.
Ultima vez modificado Sábado, 19 Diciembre 2020 13:00