Jair Bolsonaro: La reunión con el presidente de Brasil constituye gran avance de la Cancillería argentina

Feb 10, 2020

Imagen: La foto es un testimonio de gran avance en la relación entre Argentina y Brasil. Fué obtenida en el Planalto de Brasilia, donde el canciller Felipe Solá visitó al Presidente Jair Bolsonaro, en compañia del Embajador argentino Daniel Scioli (izq), y Gustavo Béliz (der.), miembro del Gabinete de Alberto Fernández. Solá regresa a Buenos Aires con la invitación de Bolsonaro para una reunión con el titular del Gobierno de Argentina, en Montevideo, el 1 de marzo cuando asuma Luis Lacalle Pou, nuevo presidente de Uruguay.

En realidad el convite de Jair Bolsanaro tiene una lectura que va mucho mas allá de lo circunstantancial. El jefe del Ejecutivo de Brasil está señalando un territorio compartido, de gran significado en momentos actuales para delimitar áreas de alta sensibilidad en política internacional.

ResponsiblePrograma de Diario del Vino para el uso responsable del alcohol

El aconteimiento tendrá la convocatoria extra de encontrar a los socios del Mercosur, en un momento clave de una disputa de intereses, en la que Brasil y Argentina han sentado objetivos y prioridades.

Página Cocina MexicanaFiguras principales del evento, no caben dudas, serán los gobiernos del anfitrión - Uruguay - y los representantes de Brasil, Argentina y Paraguay (eventualmente Chile) en tiempos de definiciones.
Brasil tiene en la coyuntura su peso propio: su mercado, la extensión de su territorio y sus fluídas relaciones con Estados Unidos, adjudican a Jair Bolsanaro una ventaja apreciable.
 
Sin embargo, Argentina cuenta con el aporte reciente de su apertura "europeísta", por gestión personal del Presidente Alberto Fernández, quien vuelve de un viaje en el que cosechó señales y buenas intenciones de países de nivel superior en la órbita de los intereses, como Alemania, Francia, España, Italia, complementada con una ayuda (espiritual) del Vaticano. No es poco.

Jair Bolsanaro necesita emparejar sus ascendientes con ese núcleo: las imágenes de los incendios del Amazonia lo convencieron que el fantasma del Cambio Climático puede anular su supremacía en este campo. 
 
En el horizonte se vislumbra la sombra de Estados Unidos, como observador atento (hoy de gran interés del gobierno argentino, pero de provechosa raigambre ideológica de Jair Bolsonaro). Precisamente aquí es donde confluye un prisma de intereses compartidos por los dos grandes de Sudamérica: No será ajeno al interés de Bolsonaro la concreción definitica del convenio Mercosur-UE, pero tampoco le quita el sueño de gran potencia adquirida por derecho propio. Sin embargo, un mercado de 800 millones de consmidores es un exquisito alimento para el desarrollo de una gran nación. Y Brasil marcha hacia ese objetivo inexorable. 

En el intertanto, es muy grande el signficado de la frase del canciller argentrino Felipe Solá: "Argentina necesita de Brasil"
Y aquí es donde puede jugar su parte como socio confiable, libre de compromisos adquiridos por otras administraciones con gobiernos como los de los países de Venezuela y Nicaragua. 
La ausencia de Bolivia con Evo Morales al frente, también es una contingencia que le favorece. 
 
Y un hecho circunstancial, le pone un sello de peligro a la realidad: El "coronavirus" - que nadie duda será conjurado - no dejará bien parado a China, hasta ahora el comprador estrella de Latinoamérica.

Por ahora hay que pensar en Brasil como primer comprador de Argentina, y Argentina como tercer mercado de Brasil: Sería juicioso. 
 
Editado en la  Redacción de Diario del Vino de Ensenada, Estado de Baja California, Estados Unidos Mexicanos (info@diariodelvino) 15 años informando al Amante del Vino en todo el Mundo. Diario del Vino y su Net-Work 
 
 

 

Ultima vez modificado Jueves, 13 Febrero 2020 17:23