Tras la devaluación, los argentinos se encontraron con la peor cara de la inflación. Qué pasa con el vino

Ene 25, 2014

El sitio de  Bloomberg, uno de los de mayor prestigio en la red, se procupó hoy en realizar una recorrida por los diferentes comercios de la capital de Argentina, Buenos Aires. En su informe detalló:En una tienda de Falabella en el centro de Buenos Aires, el precio de un modelo de refrigerador Whirlpool 80x1 se ha elevado a 27.499 pesos ($ 3,437). En una tienda bodega a dos cuadras de distancia, una botella de Malbec Marcus ahora cuesta 226 pesos, 26 por ciento más que hace dos días”.

 ”Mientras que otros productores de vino argentinos aún no habían subido los precios, el costo de las bebidas importadas aumentó, incluyendo champaña Veuve Clicquot, que subió 18 por ciento a 654 pesos, dijo un empleado en una entrevista”.

El aumento en los productos argentinos sin embargo es inevitable: esta devaluación impulsará los insumos (levadura, vidrio, cápsulas, corcho, etc) en nuevas e inevitables barreras para los bebedores argentinos, tengan o no preferencia por el vino nacional o extranjero.

Lorenzo Sigaut, economista jefe de la compañía de investigación Ecolatina en Buenos Aires, dijo que la devaluación del peso dará lugar a precios con recargos por aumentos de costos y un mayor debilitamiento del peso argentino.

Ultima vez modificado Sábado, 25 Enero 2014 19:23