California: El Vino, los aranceles y ahora las botellas

Jun 18, 2019

Decididamente, California y Europa tienen un problema común: El descalabro del mercado del vino por influencia de los aranceles de Trump, y la decisión de muchas fábricas de gaseosas de volver a las botellas de vidrio en vez de las de Pet por influencia del Cambio Climático. // Decidedly, California and Europe have a common problem: The meltdown of the wine market due to the influence of Trump tariffs, and the decision of many soft drink factories to return to glass bottles instead of Pet's due to the influence of Climate Change .

Si los implicados en este asunto debieran calificar las características de los problemas que enfrentan y son referencias de un cambio de corto plazo, se diría que en opinión de muchos, se eligiría la frase "la tormenta perfecta". 
The Responsible
Todo comienza por las dificultades que plantea Trump a su propia industria del vino cuando decide impactar la línea de flotación de los negocios entre China y Estados Unidos con modificación de aranceles a la importación. Aquí - como consecuencia directa - la respuesta de las transacciones internacionales no tiene otro cauce que el abandono del mercado de China largamente elaborado y ya con una nivel de confianza entre las partes de increíble engundia y favorable a ambos. Obviamente lo más práctico fué la rápida gestión de venta para ofrecer el vino en otras latitudes.  Sin embargo, el tema no es tan sencillo: aquí otro factor no imaginado en tiempo normal acota las soluciones: las vinícolas de California decidían la compra de botellas de vidrio fabricadas en China como los suministradores de mercadería confiable y barata. 

Pero hete aquí que las misma causa del problema del envío de vino a China, sacude la oferta de botellas hasta ahora conseguida en mercado proveedor de China. Cuando los californianos se decidieron a la búsqueda de proveedores y miraron las fábricas de Europa, se dieron cuenta que las empresas de vidrio se encontraban con ls posibilidades de venta con capacidad muy disminuída por el hecho de que las mas grandes empresas de refrescos habían decidido anticiparse y bloquear la oferta a terceros comprando las botellas disponible por abandono del plástico, debido a la influencia de éste con los riesgos del Cambio Climático. 

Cartón completo: las desgracias no vienen sola. Así las cosas, una mirada nueva a China de los bodegueros de California confirmó la ausencia de malentendidos. Los precios de la botella en China, gracias a la guerra comercial, son de tal magnitud que se hace imposible toda operación de compra. El problema se agrava por el hecho que en poco tiempo, de mantenerse la medida arancelaria de los Estados Unidois con respecto a las compras de China, la nueva disposicion sobre un alza considerable nuevamente en los mismo aranceles, ya hace utópico el retorno del País del Vino como proveedor de China. Para comprender el problema solo basta desplegar esta página de noticias de la agencia china Xinhua

Para colmo de desgracia, cualquier solución parecería alejarse de este escenario planteado por el Presidente Trump: ayer dió comienzo a su campaña de reelección para un nuevo período de gobierno. Con el compromiso del mandatario con sus votantes, es una utopía esperar solución a los problemas de los bodegueros norteamericanos relacionado con el mercado chino. Por otra parte, ahora toda Europa puede considerarse inmersa en la misma amenaza.

Tal vez nos encontremos en una danza extraña, en un escenario superado por la Historia.   

RB

Redacción de Diario del Vino de Ensenada, Estado de Baja California, Estados Unidos de México.
Para temas relacionado con esta nota dirigirse a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ultima vez modificado Jueves, 20 Junio 2019 03:09