Imprimir esta pagina

Enoturismo: Si, pero cuidando el huerto.

Abr 10, 2019

El enólogo e ingeniero al frente de la bodega Gómez Cruzado ha participado en la mesa redonda “Las tres ‘r’ del enoturismo: retos, realidad y rentabilidad” en las XIV Jornadas Uruñuela Calidad celebradas esta semana en el pueblo riojalteño. La conferencia ofrecida por el enólog Juan Antonio Leza, refleja la pasión de la gente de Rioja que trabaja en el Barrio de Estación Haro, un enclave con historia, en la que se confunden hoy toda la gama de la tecnología de la moderna en la concepción y elaboración de vino, con las historias mas increíbles de un pasado de siglos. Cada una de estas empresas, tienen por cierto un legado que proteger, porque todas han proyectado este presente de sueños de tiempos. La misma Bodega quer dirige el enólogo Leza, fué fundada en 1883 por un hombre que llegó de América. Fué el Duque  D. Ángel Gómez de Arteche, descendiente directo de Moctezuma, el mítico gobernante prehispánico de México. Pero es otra historia, que tendremos mucho gusto en escribirla para nuestros lectores. En este punto nos interesa referirnos a esta Conferencia en la que Leza fijó una interesante posición compartida en la Bodega de la Familia Gomez Cruzado respecto al Enoturismo.

Responsible 

Leza aportó cifras de las Rutas del Vino de España para radiografíar al enoturista actual: el 65 por ciento de los visitantes tiene más de 36 años, viaja mayoritariamente en pareja y un 54 por ciento pernocta en el territorio. Presenta un gasto medio de 400 euros por persona y escapada de dos días y medio de duración, con un gasto de 160 euros/día por persona frente a 125 euros del turista global. “Es un recurso económico a nuestro alcance. Pero nos estamos desenfocando a la hora de abordar el enoturismo como tal recurso económico”, advirtió.

“Las bodegas no terminamos de creer en el enoturismo como un negocio aparte, como la hostelería. Un negocio complementario. O se aísla del negocio de bodega y se analiza de manera individual, o es difícil verle el color”, expuso. Para Leza, el enoturismo necesita de un plan de negocio propio, unos equipos bien dotados cualitativa y cuantitativamente y una apuesta horaria amplia para abrir domingos y festivos, acompasada con las necesidades del viajero. Y siempre partiendo de una definición clara de producto, todavía un tema pendiente.
Gomez Cruzado

Leza pidió “inversión y perspectiva a largo plazo”. También “paciencia” en un negocio en el que “la rentabilidad no es inmediata”. Además de la pura rentabilidad económica basada en la inversión realizada o las ventas de vino que se puedan realizar a los viajeros, el enoturismo es un negocio más rentable en otros términos y, fundamentalmente, “en la manera de contar y comunicar tu marca” para bodegas de pequeño tamaño como Gómez Cruzado. “Quien se lleva una experiencia satisfactoria, se lleva la marca grabada para siempre y serán embajadores de esa marca”, añadió.

Asimismo, subrayó que el enoturismo “es muy buen instrumento financiero para equilibrar la tesorería de la empresa a lo largo del año” y compensar la producción y venta de vino que se refleja en una estacionalidad de la liquidez.

Criterios valiosísimos para tener en cuenta; y a los que retornaremos seguramente en otras notas. 

Redacción de Diario del Vino

Aquí nuestras recomendaciones y sugerencias para conocer buenos vinos. 

CatenaZapata

La Romanée

Bemberg

 

Ultima vez modificado Domingo, 14 Abril 2019 01:43