El poder, la democracia, y los pueblos, en momentos de crisis y decisiones

Mar 05, 2019

Foto: Madrid - Gentileza Diario La Razón -
Si pasó en la vida, pasa por #DiariodelVino. El presente artículo representa el pensamiento de su autor y de ninguna manera el mismo responde a intereses de ningún tipo y solo es afín al libre ejercicio del periodismo que defendemos, ejercemos y proclamamos en este medio.. 

Escribe: Ricardo Brizuela

Esta ha sido una semana intensa en América y en Europa. Utilizando una imagen del futbol diríamos que justo cuando el gol definitorio era inminente algo ocurrió para desbaratar la firmeza del ataque del equipo “humanitario” en nuestra tierra: Transcurrió la semana del esperado día 23 y Maduro sigue en el Palacio Miraflores de Venezuela bailando salsa.

En Europa en tanto, el panorama no es precisamente un lecho de Rosas. Si bien en el Vaticano las artes de Francisco impusieron su vade retro a las fuerzas del mal dentro de la misma Iglesia, en más de un punto de la extensa patria del catolicismo, un sentimiento de decepción por los tibios resultados fue una constante.

En un segundo escenario, también un milagro le hace falta a la Ministra Theresa May para completar su gestión de separar a su país del resto de sus todavía socios de la Unión. Sobre la voluntariosa Primera Ministro de Inglaterra, la señora Merkel, Canciller de Alemania – después de una reunión con el Presidente Macrón de Francia – anunció: "Los británicos tienen que tomar decisiones y ofrecernos lo que se le debe a los socios, amigos y aliados: una visión clara y un proyecto común para el futuro"

¿Una amenaza? No. Una advertencia como resultado de una decisión ya tomada por el resto de la Unión Europea. El alejamiento de Inglaterra no será gratuito y el “cuantum” será aterrador. Nos preguntábamos en otra nota si no estamos en las puertas de una “nueva” Europa.

En tanto y para completar nuestro comentario sobre el tema Venezuela, para quienes actuamos observando los hechos, los signos del fracaso de la semana en que se esperaba realmente un gran triunfo de una actitud de humanitarismo por un lado y de tolerancia respetuosa por parte del gobierno en el poder en Venezuela son evidentes e indisimulables. En las últimas horas del día el mismo 23, varios detalles de la transmisión de televisión – incluso de los medios afines a la posición de violento enfrentamiento a ultranza - anunciaban el desastre. .

Las reafirmación del fracaso total llegaron estas últimas horas: Excepto Paraguay, los otros gobiernos del Grupo de Lima, frenaron las pretensiones del autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó que los visitó, con un razonamiento simple: “Por la fuerza nada”. Así quedó sellada la alianza del grupo en una decisión compartida por tres de los mandatarios claves: el mismo Sebastián Piñera, Mauricio Macri de Argentina y las autoridades de Brasil a los que se sumó Uruguay. Fue una pared de legalidad absoluta.

Y está demás explicar el por qué, pero ahí vamos por las dudas: Nadie mejor que esos países de la Cruz del Sur conoce la aventura de romper los lazos democráticos de un pueblo. Así concluyeron, con el razonamiento que compartimos, que Venezuela está en poder de una dictadura, pero sin embargo la violencia es la peor solución para este conflicto. Y aunque desde una óptica diferente, el gobierno de México coincide e inclina la balanza.

Para finalizar, nuestro deseo que el señor Guaidó regrese en paz a Caracas, y se haga cargo con normalidad de la tarea que se hubo autoimpuesto en su joven carrera política.

Sin embargo ya advertimos en las redes y en ciertos medios, la floración de elogios sin medida para el nuevo participante en las luchas por el poder en Latinoamérica.

Recordamos que toda exageración pude tributar en futuros episodios tan doloroso como éste y señalamos en esa prevención este pensamiento: “A los líderes los construyen las masas con sus sueños. Entonces, cuidado con lo que sueñes, porque puede cumplirse”. Ricardo Brizuela

Ultima vez modificado Miércoles, 06 Marzo 2019 20:57