Literatura y Vino: Escritores, y su relación con la bebida. Hoy Borges.

Ene 18, 2019

Un tema de características disímiles, pero frecuentes en casi todas las variantes imaginables, une  a la bebida - en términos generales - y los escritores. Seguramente la tarea de la creación  está vinculada a ello. Distintas religiones hacen referencia a lo mismo, y las religiones moneteístas tienen sobrados espacios de consulta. Si consideramos literatura la Biblia, diríamos que los distintos profetas que la escribieron tienen una línea común: mas de 240 veces el vino es mencionado en éste, el best seller por antonomasia. Pero la literatura en distintas facetas (periodismo, poesia, novela, ensayo, etc.) tiene una especial devoción por el vino, y muchas veces entendiendo su nomnre como genéríco de una amplia gama de bebidas. En esta nota vamos a concentrarnos en un pequeño repaso.

Responsible

Como todas las historias, las anécdotas suelen ser buena levadura para comenzar a escribirlas. Reafirmando ésto voy a utilizar una muy famosa para comenzar con don Jorge Luis Borges. Cuentan que ésta fué difundida por el ensayista y crítico Emir Rodriguez Monegal. Dijo alguna vez el uruguayo que la señora Leonor Acevedo, concurrió a una pequeña reunión de sociedad acompañando a su hijo Jorge Luis Borges. En ella un mozo circulaba entre la concurrencia ofreciendo vino. Al llegar a los visitantes pregunto que vino le complacería al escritor, un inelectual que ya empezaba a conocerse en Buenos Aires. Muy asombrada por el ofrecimiento, fué ella quien respondió por Jorge Luis: "El niño no toma vino", dijo molesta. Su hijo y el mozo la miraron, uno resignado y el otro con sorpresa: Es que el "niño" Borges ya tenía entonces, más de 40 años. 

El vino no fué para Borges una debilidad habitual; pero si constituyó una apasionada costumbre de burbujas y ruídos, en oportunidad de las navidades compartidas. Sobre esto da cuenta su amigo y co-equiper, Adolfo Bioy Casares. Este otro grande de las letras de Buenos Aires escribió puntualmente sobre las fiestas de fin de año compartida con el escritor, su madre y otras presencias. En estos apuntes Bioy Casares da cuenta del champagne que le regalaba al llegar a la cita cada 24 de diciembre. Incluso, alguna vez cuenta que el champagne era de "Los Dos Chinos". Esta etiqueta perteneció a una famosa Confitería de Buenos Aires que comercializaba el producto. Aquí puede ver una página con el material se llama Borges todo el anio (lo de anio es porque así figura en la dirección del sitio). Y valga lo de co-equiper: Borges y Bioy Casares constituyeron el duo creador  de cuentos de detectives (policiales): Adoptaron el seudónimo de Horacio Bustos Domecq. 

Pero, una de las mayores muestras de erudición del gran escritor argentino, fueron sus dos poemas: Al Vino y Soneto al Vino, publicados en el mismo blog de Borges todo el anio, que linkeo aquí. Lo invito querido lector a descifrar los mensajes de Biblioteca que inspiraron los dos trabajos, en una magistral simbiosis del pasado, el presente y la Historia de la Humanidad. Estas dos cosas, el estilo de Borges y la intromisión en pasajes del sueño de siglos de la Historia del Hombre, solo pudo ser hecho por quien fué por años el bibliotecario de la Biblioteca de Buenos Aires. Uno se lo imagina a Borges, con paciencia infinita, relacionando dispersas notas escritas - una y otra vez - en tiempos remotos, en papiros, tablillas o incunables medioevales. "Su biblioteca" de Argentina, la gran Biblioteca Nacional, fué su oportuna fuente de inspiración siempre; y también un doloroso instrumento de tortura, cuando el creador del Peronismo quiso castigarlo por su rebeldía intelectual, degradando su jerarquía en el escalafón del Empleado Publico, nombrándolo con el peyorativo "Director de Gallineros". Alguna vez escribiremos sobre este enfrentamiento de caracter político que antes que ambos murieran, originó bastante desasosiego social. 

Ciertamente Argentina y luego el territorio de Estocolmo, constituyeron en épocas diferentes, reductos desgraciados de ostracismo intelectual. Sin embargo, Borges es Borges: uno de los grandes de la Literatura del mundo.

Volveremos en breve con otro capítulo de Literatura y Vino, con protagonistas de las letras del mundo. 

Lea también esta nota relacionada: Omar Khayyam, el poeta que más alabó al Vino.

 

Ricardo Brizuela

Nota: Síganos en la Página de Fecebook DiariodelVinoLiterarias

 

 

 

Ultima vez modificado Domingo, 20 Enero 2019 20:21