ARGENTINA. El vino en la óptica de la clase política dirigente.

Ene 17, 2019

En el día de ayer rescatamos un artículo de un medio de San Juan que hace referencia a las dificultades que la economía del país plantea a la vitivinicultura y las soluciones que no alcanzan. Para las próximas elecciones que plantea el posible cambio de gobierno del país, ya activa el interés de sectores de la fuerza de oposición más importante. Una línea de ella es protagonizada por Sergio Massa que fue Ministro durante el gobierno de los Kirchner. En Mendoza - ayer -bosquejó su idea sobre la vitivinicultura diciendo:

 Responsible

“En el tema vitivinicultura vamos a poner un precio sostén, porque eso va a cambiar la ecuación económica de las cooperativas y los pequeños y medianos productores; la eliminación de las retenciones a las exportaciones de vino a granel porque permite ampliar el mercado y el cambio en la ecuación de las cargas sociales entendiendo que el kilómetro cero y el mil doscientos (la distancia entre Buenos Aires y Mendoza) no son lo mismo”.

Vale decir: la preocupación sigue siendo los votos, pensando - una especulación - en las cooperativas y el granel, y señalando - con cierta demagogia – un pretendido olvido de la periferia marcada por la distancia entre la Capital del país y la Región productora. . En realidad los negocios del vino no pasan en forma prioritaria por el granel sino por los fraccionados que buscan las divisas en el exterior y sostienen la mayor cantidad de empleos de la actividad, en rubros como viticultura, personal en bodega, promoción, venta, transporte, enoturismo, actividades relacionadas, mayores impuestos, etc. Y las cooperativas mismas no trabajan solo para el granel. Un ejemplo es la Cooperativa Fecovita, que además produce su propio vino, y tiene igual preocupación y reservas que las otras 1.200 – seguramente ahora menos - bodegas de embotellados.

Esto es - expuesto con la crudeza del ejemplo - la diferencia que marca Chile, con una dirigencia menos especulativa y de mayor nivel intelectual. En definitiva - para el exterior - esto es lo que transmite Argentina y perciben los mercados, que finalmente influyen en los medios y consecuentemente en el consumo. Este mensaje – además – transmite al interior de la mayoría una distorsionada imagen de discriminación social que involucra al vino, generando el trasfondo de graves conflictos. RB

Ultima vez modificado Jueves, 17 Enero 2019 22:35