Imagen: Archivo

Jair Bolsonaro prepara una red de salvataje para los vinos de su pais: ante lo que considera inminente aprobación del convenio Mercosur-UE. Según pensamiento del presidente, la industria vitivinícola de su país, centralizada en su producción en Rio Grande do Sul (Nelson Goncalvez) afrontará uno de los retos mas importante que se materializarán con la apertura producto del acuerdo, y facilitará la introducción de los vinos europeos en su territorio.

Para ello ideó un plan de ayuda que consistirá en la implementación de un Fondo que se llamará "Modervitis", para acudir con urgencia en ayuda de las bodegas brasileras.  Hay que señalar que no es la única competencia que los productos de la vid encontrarán en mayor medida, dado que sus vecinos Chile, Argentina y Uruguay (en ese orden) ya ejercen presión hace años en el mercado brasilero. 

 Programa de Diario del Vino para la prevención y buen uso del alcohol
Programa

El presidente de Brasil tiene en cuenta - según el acuerdo - que en 8/12 años (vinos y espumosos) las etiquetas de la Unión Europea - primer productor mundial, entrarán al mercado brasilero libre de impuestos. 

En un intento por mitigar el daño potencial, el gobernante se comprometió a crear un fondo para ayudar a modernizar la industria vitivinícola brasileña, según dos funcionarios gubernamentales familiarizados con las discusiones.

Según información de la agencia Bloomberg, la administración del presidente Jair Bolsonaro planea apartar unos 130 millones de reales (unos 29 millones de euros) de los impuestos a los productos industrializados para crear un fondo, llamado Modervitis, que se utilizará para apoyar a las bodegas brasileñas.

Obviamente, el proyecto de Bolsonaro significa una luz de alerta sobre todo para los vinos chilenos y argentinos, cuyas empresas ya tenían información de este posible planteo del gigante del sur, que puede modificar el tablero de la competencia en la región. Por supuesto, sobre el particular todavía falta la implementación definitiva del acuerdo y la consecuente materializacióndel programa de ayuda de Bolsonaro. Sin embargo, en Argentina el nuevo gobierno comenzará a prepararse sin dudas para dos alternativas de importancia: las próximas negociaciones del presidente Alberto Fernández y su Canciller Felipe Solá con Brasil en el marco del Mercosur, y las previsibles presiones de los empresarios bodegueros encabezados por los mendocinos. 

Chile, en el mismo tono, seguramente manejará a su estilo el problema, utilizando el ariete de Pro-Chile. 

Es previsible que el vino en el área de la Cruz del Sur comience un período de ebullición, y no únicamente por su propia fermentación. Hay que estar atentos al negocio.

Editado en la  Redacción de Diario del Vino de Ensenada, Estado de Baja California, Estados Unidos Mexicanos (info@diariodelvino15 años informando al Amante del Vino en todo el Mundo. Diario del Vino y su Net-Work 

-----------------------------------------------------------------------------


-----------------------------------------------------------------------------