Covid-19: Pasaporte de Salud, Sociedad post Pandemia y Derechos Humanos.

Dic 14, 2020
 Banner 3
 
  
Pero: ¿No invadirá la privacidad de los datos personales?
 
La esencial información que circulará via "Nuevas Tecnologías", permitirá controles rápidos y desplazamientos seguros. Sin embargo....
Control Aeropuerto Chile
 
El debate sobre los denominados pasaportes de inmunidad o serológicos surgió al principio de la pandemia para permitir que las personas que se presumían inmunes a la COVID-19 circularan libremente en la sociedad. Con la llegada de una vacuna, la idea ha evolucionado para que la inmunidad signifique haber sido vacunado.
Sin embargo, el mensaje oficial sobre la validez de estos llamados "pasaportes sanitarios digitales" - o "pasaportes de vacunación" como se están conociendo - es en la actualidad un poco confuso. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) parece estar en desacuerdo con sus propias recomendaciones.
En una reunión informativa para la prensa de la OMS celebrada en Copenhague el 4 de diciembre, la Dra. Catherine Smallwood, Oficial Superior de Emergencias de la OMS en Europa, reafirmó la orientación actual del organismo sobre los "pasaportes de inmunidad".
 
Sin embargo.....
Si bien los pasaportes sanitarios digitales pretenden resolver muchos de los problemas relacionados con la libertad de circulación causados por la pandemia, hay quienes plantean preocupaciones legítimas sobre la posibilidad de que se abuse de las libertades personales y la privacidad.
La Universidad de Exeter, en el Reino Unido, publicó el 3 de diciembre un informe sobre las repercusiones que los pasaportes sanitarios digitales tendrían en los derechos humanos consagrados por la ley.
 
Publicidad"Los pasaportes sanitarios digitales pueden contribuir a la gestión a largo plazo de la pandemia COVID-19", dijo a Euronews Ana Beduschi, profesora adjunta de Derecho y una de las autoras del informe. "Pero, plantean cuestiones esenciales para la protección de la privacidad de los datos y los derechos humanos".
"Para dar un ejemplo, imaginemos que las autoridades públicas exigieran a todo el mundo que mostrara de forma rutinaria su estado de salud -por ejemplo, los resultados de las pruebas de la COVID-19 o los registros de vacunación- para acceder a espacios públicos y privados, como restaurantes, iglesias o transportes públicos.
"En función de su estado de salud, algunas personas podrían moverse libremente - ese sería el caso de aquellos que hubieran dado negativo en las pruebas de COVID-19 o que hubieran sido vacunados", dijo.
"Por el contrario, a otros no se les permitiría viajar y acceder a lugares específicos, incluyendo iglesias, lugares de deporte y otras áreas de reunión".
"Podría decirse que esas medidas podrían preservar las libertades de quienes no tienen la enfermedad o han sido vacunados", argumentó. "Sin embargo, si algunas personas no pueden acceder o permitirse las pruebas o vacunas de COVID-19, no podrán demostrar su estado de salud y, por lo tanto, sus libertades se verán restringidas de facto".
 
Esta es la esencia de puntos de vistas disímiles que muy pronto el mundo, no solamente Europa, tendrá que resolver.
 
Entonces el interrogante se transforma en un galimatías para un estilo de vida característico de la libertad y la democracia.
 
Este es el quid del problema que presentamos en estas pocas líneas. Para obtener mayor información al respecto, sugerimos visitar la página de Euronews, donde ésta agencia de informaciones presenta un informe completo.
Editado en el Estudio de la Dirección de Diario del Vino en Buenos Aires, Argentina.
 

 

 

Ultima vez modificado Jueves, 17 Diciembre 2020 11:26