Diario del Vino

Diario del Vino

Rioja española y el cambio climático // Spanish Rioja and climate change // 西班牙里奥哈和气候变化

Acercarse a Rioja siempre fué una tarea agradable para quienes tenemos o tuvimos la tarea de informar sobre el vino de España. Hasy tres caminos: Via aérea, por los países vascos bordendo el golfo de Guizpuzcoa, o por la Ruta de Burgos a Logroño. A mnoes que este usted apurado, no le aconsejamos los viajes aéreas porque se pierde lo mejor de los espectáculos. Si usted entra a Rioja por el país Vasco también tiene sus riesgos, que consiste en no querer seguir a su destino y parar en cualquier lugar de la ruta: no hay paisaje vitivinícola junto al mar que supere el placer de ver las colinas descendiendo al golfo repletas de viñas alineadas con las uvas del tchakolí. Lo recordamos como un paseo entre esmeraldas, alegre y fascinante. Toda vegetación, hasta donde llegue su mirada, De ahí en mas, el trayecto lo llevará según su elección, hacia Irun (Navarra) y luego puede torcer hacia Bilbao para encontrarse con las maravillas de la arquitectura del Guggenheim. Una vez allí Rioja es suya. Si en cambio entra desde Burgos rumbo a Logroño, le atraerá una serie de pueblos antiguos, algunos abandonados y otros subsistiendo en medio de un cansancio de siglos esperando un regreso que nunca ocurrirá. Pero todos agradables y acogedores, tal vez con una geografía mas espaciosa pero con menos verdes y mucha montaña. Todo tiene su atractivo en Rioja. 

La noticia desalentadora que debemos darle ahora es que todo esto que describimos arriba, se encuentra en proceso de acelerada transformación. Una respetable página llamada lomejordelvinorioja.com que llega a nuestro escritorio de trabajo, sostiene que Casi un tercio de Rioja ya ha cambiado a una región climática cálida en los últimos 30 años. Dice la publicación que "La investigación, presentada ayer en Logroño, analiza lo que ha sucedido desde 1950 hasta 2014 y las conclusiones ponen de manifiesto que el cambio climático es una realidad, no sólo una proyección a futuro: «La temperatura media ha aumentado en los últimos treinta años en la mayor parte de la DOCa entre 0,9 y 1,2 grados, con incrementos menores de 0,5 grados en las zonas más occidentales de Rioja Alta y Alavesa, pero también de 1,3 y hasta 1,6º en zonas aisladas y minoritarias".

En una nota aparte recoge la opinión de vitivinicultores de las regiones señaladas que sostienen "La gran mayoría asume que hay cambio climático y que tendrá costes y efectos negativos, pero sólo el 5% cree que habrá un cambio radical de cultivo"- Hay que señalar, para nuestros lectores pocos frecuentadores de datos de esta naturaleza de excelencia de vinos de España que las DOCa de Rioja de España producen el vino mejor calificado de ese país y el de mayor éxito en las exportaciones. El historial de la Región tiene como uno de los blasones el haber heredado en el siglo XIX gran parte de la vitivinicultura francesa, principalmente de Bordeaux, que huía de los efectos de la plaga de la filoxera (fenómeno por el cual también la uva malbec reaparece en terroir privilegiados de Sud América).

Remarcar esta característica de la explotación que origina el vino, tiene como objeto indicar la íntima relación de efecto y consecuencia de la vitivinicultura mundial y concluir una vez más: El cambio Climático es una realidad y quienes tienen la responsabilidad de gobernar, deberán tomar conciencia del riesgo al que empujan a sus pueblos si lo ignoran.

Aquí un link para completar la información del medio que citamos. 

R.B.

Redacción de Diario del Vino de Ensenada, Baja California, México.
Cualquier tema vinculado con esta información puede dirigirse a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. .

 

Hoy quiero hablarte de algo especial. Sólo para vos. Estés donde te encuentres. Me encantaría que estuvieras en tu patria (¡A quien no!, ¿no es cierto?) pero bueno. No siempre se puede lo que se quiere. Entonces permitime que use este lenguaje que vos y yo aprendimos a disfrutar bajo la Cruz del Sur. No...no va a ser largo, no te aflijas, aguantame un poquito nomás varón... quiero hablarte de Revoluciones, en realidad hoy de una sola. Ya veremos mas adelante, pero eso es otra historia. Te quiero recordar aquella que conocimos juntos en un librito manoseado de escuela primaria. Te quiero hablar de la Revolución de Mayo.

 Plaza de Mayo

En realidad lo que nos vendieron como Revolución, de revolución tenía poco y nada. Hoy vos y yo podemos referirnos a ella como un paseo cordial. Lo jodido fué la llovizna, pero qué bueno fué encontrarnos para algo en común... para construir algo nuestro, definitivo, en aquella ciudad bajo la Cruz del Sur que después lenguaraces desmedidos la señalaron como "la ciudad del rio color de león". Mirá que son terribles los poetas: siempre vivieron en una nebulosa, pero ayudaron. Ayudaron a imaginar algo bueno, simple y puro, como aquel que - sorprendido - despertó un dia, miró alrededor, llamó a su madre y le dijo: Mama..."a mí se me hace cuento que Buenos Aires haya sido fundada, la juzgo tan eterna como el aire y el agua" (1). Claro que al tiempo entró en razones y proclamó emocionado urbit et orbi,: "los argentinos descendemos de los barcos". 

Y fué cierto... es cierto. Desde entonces, millones descendieron de los barcos juntos al rio color de León y a todos les dimos la bienvenida: A muchos de sus hijos les enseñamos a leer, recuerdas... que plato. No teníamos maestros. Entonces alguien que tenía poder llamó a otros muchos para que le ayudaran a educar a los recien llegados, y de paso educarnos con ellos. Para eso inventó aquellos que los chascarrillos de impotencia los tildaron como "maestros flor de ceibo". Pero producto de esos "maestros flor de ceibo" (2) somos nosotros, todos... vos, yo, el vecino, muchos industriales, hacendados, ganaderos, profesionales, bodegueros... bodegueros..¡mirá vos! ¡Qué nos puede separar si todos mamamos las mismas cosas!  Judios, alemanes, polacos, italianos, ucranianos, franceses...

Fuimos muy felices... hasta que aparecieron otras revoluciones, no tan románticas ni tan pacíficas. Para entonces ya estábamos educados...Y entonces apareció el monstruo de la grieta. Pero no... no te vayas. No voy a hablar de ella. Hoy voy a celebrar con vos, con un vino en la mano... o te gusta un champagne, ¿como lo tomás el vino? ...con agua? Ja... sos mas viejo que la escarapela entonces. Pero tomalo como quieras, yo te acompaño.

Salud, por un Felíz Dia de la Patria para todos (incluyendo todas of course). De las otras revoluciones vamos a hablar algún día pero allá, en Buenos Aires, en el Chaco o en Mendoza si querés. Ahí si podremos analizar cuando y quién desató la furia de "la grieta". Chau, che.

Ah... ¡casi me olvido! Abajo hay un regalo para vos. Es un poco nostalgioso... ¿te animás? Escuchalo.

Ricardo Eulogio Brizuela
Director de Diario del Vino

Este artículo fué escrito en la Redacción de Diario del Vino de Ensenada, Baja California, México. Corrección y edición final en España.
Cualquier observación sobre el mismo escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
Referencias

1) El poema que se cita en la nota se llama Fundación Mitica de Buenos Aires. Lo escribió Jorge Luis Borges, argentino (1899-1986).
2) La flor de ceibo es la flor nacional argentina.