Autor: Ricardo Brizuela

La última vez que escribí como editorialista sobre la señora Cristina Kirchner en estas mismas páginas de Diario del Vino, fue en el mes de diciembre de 2015, días antes que la misma entregue el poder a Mauricio Macri. Hoy vuelvo a hacerlo a pedido de mi conciencia. // The last time I wrote as editorialist about Mrs. Cristina Kirchner in these same pages of Diario del Vino, was in December 2015, days before it delivered power to Mauricio Macri. Today I do it again at the request of my conscience

Y lo hago precisamente porque. como decía el ex Presidente Juan Domingo Perón, "a los tibios los vomita Dios". No voy a hablar de mí, voy a hablar de lo que conozco sobre la historia Argentina. Lo hago desde mi experiencia, desde los años que tengo y desde los estudios que he realizado en varios países durante la ausencia en intermitencias físicas de Argentina, de más de 18 años.

Mi país se encuentra en una vorágine propia de la Democracia. En este acto eleccionario, la decisión influirá en la vida de millones. No conviene a los intereses de Argentina que se ignore lo que hoy representa el Frente para Todos y sus verdaderos aliados

Aquí la nota a la que me refiero en mi primer párrafo, sin modificar un punto y que ilustra sobre el tema sugerido: 

"Hay una anticuada frase que dice algo parecido a “solamente aquí”, cuando se suceden algunos hechos que trascienden, o dejan trascender, los moradores de despachos alfombrados".

"Muchos utilizaron esa expresión estos días cuando comentan el revuelo que genera el cambio de mando de la máxima institución de gobierno del país, es decir, la Presidencia de la República. Sin embargo, para nadie debiera ser una sorpresa el que sucedan las cosas tal como suceden. Las dos principales figuras no son actores secundarios: son dos fuertes contendientes, claro que no con la misma percepción de la realidad. Esta es - y lo sabe muy bien el “macrismo” - una condicionante que pesa sobre la figura de una de las principales partes: la que tiene a Cristina Kirchner y a su entorno y familia como cabeza principal".

"Cualquiera sea el resultado de la pulseada, la hasta ahora presidenta, ya ganó su objetivo de mínima: ser reconocida como cabeza de la oposición. Y, realmente, ese objetivo ahora obtenido es uno de los que preservarán casi intacto su poder. Desde el ex candidato de su espacio a la presidencia, hasta los esquivos gobernadores y la flamígera capa del peronismo puro lo reconocen. Ese es el poder que enfrentará al otro que ahora se hace cargo, el institucional que acoge al pronto propietario del codiciado bastón. Para sorpresa de todos, la muy pronto ex presidenta, no se va con las manos vacías. Estará a un paso para ejercer su derecho a encabezar la oposición, la jefatura de la primera minoría, y hacerlo con todo su empeño y sus años de experiencia en la presidencia. Pero además, otras fuerzas son sus aliadas. Detrás de ella se situaron sus incondicionales, los montoneros, bajo el paraguas de “La Cámpora”, que dirige el diputado Máximo Kirchner. El mismo Eduardo "Wado" De Pedro, ahora mano derecha de Cristina Kirchner como Secretario, es víctima de una heredad de violencia que arrolló a sus padres - integrantes precisamente de montoneros - cuando “Wado” contaba con apenas ocho años. En tanto, otros connotados integrantes de este grupo hacen llegar su opinión a Cristina Kirchner. La misma cúpula de los “imberbes” expulsados de la plaza por Juan Domingo Perón, acechan también cada movimiento".

"Seguramente, el estruendo que esta vez dispersó nada mas que humo, no le deparará mucho mas a la - dentro de unas horas - ex presidenta. Será observada sin embargo como quien se sitúa enfrente, demostrando que no le temblará la mano en una oposición cerrada en el sistema democrático, sin concesiones y lejos de cualquier actitud de colaboración".

"No está todo dicho todavía, aunque entre “gritos y susurros” (que no caben dudas que los hubo y de ambas partes, porque no hay normas que encasillen los desafíos del poder, ni reglas que protejan el honor) se negociará, en tanto, las medidas que se tomen de ambos lados y que forman una red de protección".

El nuevo presidente tendrá los símbolos del poder, por cesión o concesión, da lo mismo. La ex presidenta se ajustará en tanto el cinturón de “challenger”. Y, por cierto, ya ha demostrado que sabe pegar muy fuerte.

"Finalmente una acotación válida: estas cosas pasan en todos lados. Hay que saber mirar el entorno del mundo, en permanente transición. O tener el tiempo y las posibilidades de caminar otras latitudes".

Sin embargo, y como acotación final y resumen a esta actualización de una nota que como se dijo se publicó en diciembre del año 2015, es mi deber  alertar a mis conciudadanos sobre los objetivos claros y manifiestos del accionar de la señora Cristina Kirchner en estos cuatro años de transcurrido ella en la oposición: 

- 1 Nunca aclaró su situación procesal y su vinculación con los asuntos en la Justicia que la vinculan al robo al erario público, ocurrido durante sus gobiernos anteriores.

- 2 Nunca confirmó su pertenencia a un partido, y particularmente, nunca fué del partido Peronista (o Justicialista) , al punto de que ahora su lema de campaña solo se identifica como Frente para Todos, pretendiendo acceder de nuevo al poder en forma "sui generis" precisamente para gozar de inmunidades que de otra manera no conseguiría, pero abandonada precisamente por muchos peronistas de trayectoria en el Partido. Pero, dato curioso, en un enunciado sobre el origen político del matrimonio Kirchner que ejerció el poder por varios períodos (en alguno de los cuales participó el ahora Candidato de Frente para Todos, Alberto Fernandez), desvirtuando siempre sus objetivos manifestados en campaña, ambos se reivindicaron como "peronistas combativos" en alusión casi vergonzante y como un eufemismo, al Movimiento Montoneros (del que hablaremos, incluso de relaciones de familias que incluyen al apellido Kirchner). 

- 3 Sus aliados mas destacados en esta nueva aventura que, de concretarse sumirá a Argentina otra vez en un país sin futuro, es una lista partidaria llamada "La Cámpora", identificada con "Montoneros", una facción armada de los años '70 de antecedentes de delincuencia y crímenes en el pasado pretendiendo una excusa de derecho a la violencia que utilizaron exclusivamente en beneficio propio y sin importarle vida y bienes del pueblo. 

- 4 A propósito del apellido Campora, vinculado a la historia Argentina como vicepresidente, al que alude seguramente la lista mencionada arriba, se hace necesario un repaso de una experiencia que evidentemente vincula al cargo como instrumento válido para operaciones de manipulación del poder.    

Pero los pueblos con Historia - y Argentina la tiene - conocen el valor de ella para decidir su futuro. Por eso a partir de esta nota recuperaremos la memoria reflexiva para ofrecer claridad "a quien quiera oir". 

Editado en la Redacción de Diario del Vino de Ensenada, Estado de Baja California, Estados Unidos Mexicanos. 
Cualquier tema que tenga relación con esta nota escribir a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.