Florencia (Italia): Arte en las calles

Escrito por  May 03, 2014

Texto y fotos de Ricardo Brizuela

Florencia, la capital de la Toscana, tiene una larga historia relacionada con el vino. Y particularmente con un vino: el Chianti. En su elaboración interviene la uva Sangiovese. El Chianti es un vino con un perfume característico y un retrogusto seco.

En el Palacio Galería Uffizi, la imponencia del arte florentino se magnifica con los techos decorados del siglo XVI. 

El vínculo de la Toscana y el vino es tan antigua como la relación italiana con los pueblos que conquistaba el Imperio, y se asienta en los viejos territorios etruscos del s. VIII a. C.  La región seguía la tendencia de toda la península de ser la proveedora de vino para todo los asentamento del Mediterraneo. 

Las calles de Florencia son, en sí mismas, un museo al aire libre en el que la época presente se funde con un escenario del pasado. Una perfecta síntesis en una circunferencia de tiempo donde se juntan dos extremos, sin tensiones ni variables. La Iglesia de Santa María es el centro al que converge la curiosidad turística.

Restos de ánforas al sur de Italia y en todo el territorio de las Galias, prueban la exportación a esos territorios de los vinos toscanos. En el siglo III a. Cristo, había ya referencias en la literatura de las excelencias del vino Toscano.

Desde la caída del Imperio Romano y durante toda la Edad Media fueron los monasterios los que mantuvieron la explotación de los viñedos. Hay que señalar un hecho de relevancia histórica: Surge en los albores de la Edad Media, un segmento de comerciantes como mercaderes del vino florentino. Se aglutinaron como gremio bajo el nombre de Arte dei Vinattieri y se dieron sus propias reglas. Entre éstas figuraban no vender vino a menos de 90 metros de una iglesia y tampoco hacerlo cuando el comprador fuera un niño menor de 15 años, y a prostitutas, rufianes y ladrones. 

5 de mayo de 2014

 
El largo camino del vino junto al hombre, compartiendo su historia y sus vivencias  hacen del vino un testigo insobornable de ese pasado. Esto es lo que transmite SoyelVino, contando esta historia desde su misma posición de protagonista. Ahora puede leer el Capítulo III de este bello relato de SoyelVino.

Ultima vez modificado Martes, 24 Junio 2014 00:12

Deje un comentario