México: Viñas y vinos. Bosque encantado en plena ciudad. Pinos de Navidad en las faldas del Volcan Popocatépetl

Escrito por  Dic 23, 2018

 Acompáñenos por DdlVcon 27.600 Amigos y en DdelVcon 29.700 Amigos, parte de la NetWork de Diario del Vino. 

 

¿Está bien iniciar una nota sobre enoturismo con una imagen de un bosque en medio de una ciudad de mas de 11 millones de habitantes? Clalro que sí. Si usted viene a México para visitar viñedos y disfrutar de los buenos vinos del país que tiene la Primer Bodega de instalada en las Historia de América, claro, tal vez tenga que entrar por la Ciudad Capital. Y si es así, México  lo va a conquista - a usted la va a fascinar - con cosas insólitas. Por ejemplo una visita al Bosque de Chapultepec, corazón del centro de la ciudad, allí donde se encuentra el recuerdo francés de Maximiliano !, el  Gran Palacio de Chapultepec, liberado hoy a las visitas del público. Cuando se se ncuentre aquí seguro va a querer conocer este pedazo de selva en plena ciudad: tiene las especies arbóreas que existen y las que uno se imagina, mirando a través de los rayos del sol que crean oasis de luz. Así los puede recibir México. 

DdelV

Este soberbio trozo del bosque se llama Audiorama, y no son muchos los que saben de él. ¿Por qué? Porque tiene una función poco apreciada en el mundo, dado la influencia de la vida moderna: la meditación. Así, hay pocos espacios en otras ciudades de esta extensión y con este fin. Encontrarlo ya es todo un trabajo: tiene que deslizarse con mucho sigilo entre lianas, enredaderas y jardines. En un momento dado escuchará suaves melodías. Deberá dejarse llevar, suave...al mismo tiempo advertirá que su entorno va cambiando. Ahora puede contemplar banquetas de descanso de colores vivos y distribuídos estratégicamente, pequeños y discretos carteles con leyendas como "no conversar" ó "no hablar". También "descanse" o "Sea felíz". En ese momento, la melodía será el único sonido que recibirá el visitante. Y sentados en actitudes acordes con sus actos usted verá a gente leyendo, otros extasiados en un trance consigo mismo y algunos simplemente con los ojos cerrados dejándose llevar por las notas hacia un mundo de magia. Habrá usted llegado - esa es la prueba - a este sitio llamado Audiorama, un lugar frecuentado por aquellos que conocen su existencia, y hacen de él su destino habitual. Muy poco mas allá, el tránsito y su ruído le dirá que usted regresó de un maravilloso paseo: aquel con el cual se encontró con usted mismo. 

DdV

Meditando en Audiorama

Y si usted ya está en México City,o acaba de volver de los viñedos en algunas de las regiones que le señalamos en esta misma nota, pida que lo lleven al sur de la ciudad, o tal vez si se anima, pueda desandar algunos pocos kilómetros que separan del centro al objetivo que le proponemos. Es lo que usted ve en la foto de abajo: el Volcán Popacatépetl. Este en si mismo es un gran espectáculo. Verá como "Don Goyo" (ese es el apelativo popular) trabaja incansablemente, exalando en forma constante humo de las entrañas de la tierra y - depende del nivel de los alertas - otros materiales que vuelan para rodar por las laderas. Como todo lo atractivo en México, detrás de esta imagen hay una leyenda. Nos cuentan que el Popocatépetl era un guerrero que dejó a su amada para pelear. Ella murió de tristeza (se la simboliza en la figura de otro volcán apagado con la forma de una mujer acostada) al recibir la noticia falsa que su amado había muerto. A su regreso "Don Goyo" custodia la figura amada. Pero, la historia se complementa con otra, ésta mucho mas cercana y comprobable. En la ladera de éste Volcán y en el de Iztaccíhuatl (la amada dormida) crecen auténticos pinos de Navidad que fueron traídos de Suiza por un señor llamado  Ernest Maurer (falleció a los 91 años hace poco) que se propuso reforestar la región con esta especie única, para que no faltara el arbol de la Navidad en México (lea aquí esta última historia completa). 

DdelV

Museo del Vino en Valle de Gudalupe - Ensenada - Baja California

El tercer motivo para aprovechar un viaje a México, es precisamente el disfrute de los sentidos que siginificará para usted un acercamiento a lo mucho y bueno que puede ofrecerle la Vitivinicultura de este país. Esta es una de las dos referencias históricas que tiene el vino en su llegada a América. La primera, no caben dudas, es la llegada de la vid a La Española, actual República Dominicana, que lo hizo de la mano del mismo Cristobal Colón en su segundo viaje (1493). Sin embargo, por distintas razones, la vid no logró enraizarse en el Caribe y su presencia fué desde un principio un simple recurso para el vino de misa. La penetración del vino por México, sin embargo, tiene el valor de la institucionalización de la actividad vitivinícola como empresa integral. Vale decir: viñedos, bodegas, depósitos y envasamiento. Esto se logra varios años después con una Cédula Real que autoriza la instalación de la Bodega Casa Madero. Ese establecimiento aún perdura, incluso con sus antiguas construcciones (ya históricas) y un establecimiento hoy modelo, en el Estado de Coahuila. Este es un punto ineludible para visitar por el mismo paisaje, los viñedos y el valor de una visita a un ícono del actual desarrollo de la industria del vino en toda América.. También un tour de las caracterpisticas que señalamos, otorga la posibilidad del conocimiento de toda una cultura colonial y en algunos casos prehispánicas. El camino del vino en México está empedrado con años de herencia que perduran en construcciones de todo tipo como el convento de la imagen de abajo. 

DdelV

De todas maneras, no es éste el único enclave del vino en México. Hay que saber que su propia industria abastece al 30 % del consumo, en un país donde el vino no es la principal bebida, pero tiene un consumo significativo, incrementado por la presencia del turismo iternacional. Esto hace de por sí una realidad de peso como actividad económica directa, a la que debe sumarse ahora las derramas de beneficios relacionados con el enoturismo. En este orden, Ensenada junto al Valle de Guadalupe, tiene la ventaja de tener un flujo de visitantes sobre el Pacífico de la mas alta relevancia. Estos dos puntos mencionados, van a ser complementados en poco tiempo por otras realidades de la vitivinicultura en el país. Y se espera que esas posibilidades de atracción para el público del enoturismo mundial, contribuya a la expectativa sobre el turismo en sentido general, que hace hoy de México una plaza de receptivo cada vez mas importante en el orden internacional. 

Ricardo Brizuela
Periodista - Escritor ex Sade - Historiador 

Ultima vez modificado Miércoles, 26 Diciembre 2018 21:07