Daniel Pi, y sus vinos de Familia Bemberg y Trapiche

Escrito por  Mar 27, 2019

Como complemento de nuestra nota sobre el vino Pionero de Familia Bemberg con motivo de su excelente puntuación del crítico James Suckling, incorpramos hoy a nuestra sección El Hacedor y su vino al enólogo argentino Daniel Pi. Este material en futuro próximo será ampliado con referencias detalladas de trabajos de estos especialistas, y difundido también por  otras plataformas, como libros y revistas on line, a fin de que las enseñanzas que dejan estos maestros de la vitivinicultura, sean aprovechadas por los jóvenes estudiantes de la actualidad en Universidades e Institutos. Alguna de estas notas - caso Amado Garza de México - ya cosechan 20.000 lecturas, como pueden comprobar en la Home de nuestro portal

Programa de #DiariodelVino, que comparte con sus avisadores

Responsible

En una nota del Diario La Nación de Buenos Aires, Daniel Pi señalaba al cronista que su país, Argentina, aún busca su identidad en vino. Esto ocurría en el año 2017, cuando el crítico Tim Atkin lo calificó como "Mejor Enólogo del año". Curiosamente, James Suckling al presentar la nota de los 100 mejores vinos de Argentina dos años después, sostiene que "han pasado los años de prueba del malbec" , reafirmando así la apreciación de Pi en el artículo del medio de Buenos Aires. 

Daniel Pi tiene mas de 30 años de experiencia en la profesión y hay detalles de su carrera que tienen mucho que ver con la historia misma de la vitivinicultura en Argentina y su vinculacion con el Malbec francés (Cote Noir). Una de esas experiencias es el origen de sus estudios superiores. Obtuvo su título de Licenciado en Enología en la Facultad Tecnológica de Enología de la Universidad de Don Bosco. Daniel PiPionero

Analizar la personalidad de nuestro personaje es arriesgado. Daniel Pi tiene arrebatos creativos multiplicados por un extaordinario anticipo de la tecnología moderna: es un brillante comunicador y un excelente motivador generador de ideas que en tiempo de las redes sociales le tiende un puente de plata hacia los "amantes del vino". 

Un par de detalles le aseguran esta clasificación que lo distingue de entre un selecto grupo de enólogos (Argentina es uno de los países dedicados a la vitivinicultura, con mayor cantidad de brillantes profesionales en ocupaciones relacionados con la agricultura en general y la enología en particular. El Instituto del que procede su nivel universitario es  una entidad de claro lineamiento progresista y pionera de las ciencias vinculadas a las explotaciones primarias. El solo nombre de Don Bosco evoca sueños de potencialidades dormidas que solo el conocimiento despierta). 

Su actividad, la de Daniel Pi, está marcada por acciones de alta creatividad. (¿Alguien mas que se llamara Pi y no fuera Daniel, asociaria su apellido con Pitágoras... y con humor?): ¿Quien se hubiera imaginado la ampliación de las fronteras vitivinícolas de su país, teniendo un rico territorio para la vitivinicultura a lo largo de mas de 3.000 kilómetros junto a la cordillera de Los Andes? Sin embargo, uniendo no solo sus conocimiento de enólogo sino otras inquietudes y sapiencias aliadas descubrió el secreto de territorios diferentes, que como en un tango (al fin argentino) los encontró  "junto al mar", cerca del recurso turístico mayor de Argentina: Mar del Plata. Así nació su visión - al estilo Don Bosco - de unir la producción con el mercado, no solo del vino sino del enoturismo. 

Volveremos con otra nota de este tipo, tal vez con el mismo protagonista, muy pronto. 

Ensenada, Baja California, México

RB

 

 

Ultima vez modificado Sábado, 30 Marzo 2019 17:33