Noticias - Chile

Ilustración auspicios

 

Attention: Next English Version. Return please.

En esta serie de notas que quedarán como testimonio de los Grandes Vinos de Chile no queremos cometer la injusticia de no recordar a muchos de aquellos que fueron artífices de un renacer posterior de los vinos de Chile, ayudando a una segunda línea de Grandes Vinos después de las históricas viñas fundadas en el siglo XIX y antes. Y una de esas personalidades se llamó Douglas Murray, co-fundador de Viña Montes actual Montes Wines (Empresas a la que nos referimos en nota anterior), y que es reconocido como el artífice de un armado en diversos ámbitos del éxito que es heredero natural Aurelio Montes con sus vinos de figuras celestiales y el mismo Wines of Chile. Quienes abrazamos desde muy temprano esta profesión vinculada a la historia, el conocimiento de distintas disciplinas, los nuevos paradigmas del comercio on line y la instantaneidad de la información mediante internet, hace mucho aprendimos que la memoria, en su totalidad, se encuentra en el limbo donde tambien están todas las referencias posibles, como en el Aleph, de Jorge Luis Borges. De ese terreno - en la confianza de que nadie escapa a un archivo de esta naturaleza - es que rescatamos esta figura clave en la Vitivinicultura de Chile de HOY. 

Douglas Murray nació en Antofagasta en 1942, estudió Economía y Negocios en Estados Unidos, y desplegó una gran actividad en Chile en ámbitos de la vitivinicultura. En cargos importantes estuvo siempre vinculado a esta actividad de su país. Conoció de cerca las grandes empresas que dieron comienzo en la primer época al vino chileno como Viña San Pedro, donde estableció una firme amistad con el enólogo Aurelio Montes. Fué un personaje extrovertido, dueño de un fino humor con una enorme capacidad de comunicador. Precisamente en el año 2006, la Revista del Campo del diario mas prestigioso de Chile, El Mercurio, lo entrevistó y como resultado Sabine Drysdale publicó una excelente nota que nuestro Diario del Vino reprodujo en su totalidad. y que sugerimos leer íntegramente: no tiene desperdicios.  En pocos trazos Murray detalló el éxito de Vinos Montes - cuya sociedad integraba con otros socios, como bodega inconfundible. "Hay que vender la pomada. Montes, en este caso, es el nombre de Aurelio, que es quien hace los vinos y uno de los dueños, y todos los vinos son Montes algo. La gente no se pierde". ¡Lo esencial es "la pomada!" : brillante definición de marketing, una línea que permitió el salto de Montes en tiempo de grandes fracasos del vino chileno, con sello y apellidos propios. Murray tenía además concepciones filosófica muy particulares y adscribía a corrientes espirituales de fuerte arraigo en el subconciente. Los Angeles de Montes es la imagen que disparó una protección casi mística hacia la marca. Al fin su firmeza y mente creativa, hizo realidad la protección celestial para los vinos de Montes.Murió joven, cuatro años después de esta nota que comentamos de El Mercurio, pero preparó el sendero de los primeros 100/100 puntos para un angel: Montes Alpha y un varietal clásico, cabernet sauvignon. Aurelio Montes sostuvo entonces: "Estamos lidiando con una pérdida muy difícil. Era un hombre muy querido".

Nota relacionada: Montes: la historia del vino de Chile y las alas del Angel.

Promoción Atención: Versión en Español

James Suckling is the natural heir of the famous Scale imposed by another taster in Bordeaux over 30 years ago, and his continuous round trips from his center of operations in Asia, to production centers around the world, always generate expectations in an audience that follows their experiences and adopts their suggestions. In fact, James' method of work exceeds the scope of all sophistication, but that's the way wine is: it borders the extremes of all social ranks, but with great loyalty to the wine lover.

Suckling explains his points of view well and even gives the reader an idea of ​​the scope in which he develops his tastings, the times and the labels he analyzes in order to define exactly his position in front of a Great Wine. In reality, the expression "great wines" is never better used in the case of the servings that it seeks and then defines with a certain score. About the field in which James worked, he and his team to delineate a final result in this case of Clos de Apalta maintains in his notes:

Ilustración

We are sitting in the tasting room of Clos Apalta Residence, the Relais & Chateau hotel allied to the homonymous winery in the Colchagua Valley of Chile, with the owner Charles de Bournet Marnier Lapostolle, and the light is really dramatic. The sun has just disappeared behind the high mountain next to the vineyards and now its shadow lies on them. In other words, they get two full hours of less sunlight than most of the valley. That may sound like a disadvantage at first, but in reality, the cooling of the grapes slows down their maturation and gives the Clos Apalta red the freshness and finesse that perfectly complement the enormous concentration of the wine. And it is this combination that earned the spectacular Clos Apalta 2015 100 points!
Imagenes

But he specifies his selection by assembling the commentary on the scope with the detail of the taster's appreciations, which handles with elegance and precision the vocabulary with which he traps his analysis summarizing: There is a subtle complexity in the nose with currants, berries, fresh herbs and aromas of wet land. Also fresh cut flowers. Full body, dense and powerful. Incredible character here with so much purity and polish. Continue for minutes, he says, referring to the aftertaste. Formed, sculpted but with soul, it hits. And it defines: A monumental wine for Chile. Amazing. More powerful than 2014, which was 100 points. A blend of 46% Carmenere, 30% Cabernet Sauvignon, 19% Merlot and 5% Cabernet Franc, reports. Made from grapes grown biodynamically, it contributes. And for the end, after explaining why two vintages followed you deserve a similar score, your advice. Better in 2022. It means: do not rush to drink it, it is better to wait until 2022.
Contenido

James Suckling knows his trade and explains it very well. For those who follow him closely, it does not take a single comma. But we must have all the elements so that you have all the references in your hands. Journalistically that is our task: supplementary information, as detailed as possible. This is also part of the discovery and enjoyment of a wine that caresses the senses, beyond empty information and common phrases. For example: by clicking here, you will have Clos de Apalta prices in dollars worldwide. And also, to all this, what does the company say? Click on the banner and you will receive all the arguments of Lapostolle about your wine. Enjoy it.
WebIngles

The secure dissemination of this note is guaranteed with the use of The Mule Program, a tool exclusively used by Diario del Vino that preserves the original data with the majority use of its own resources. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. The photos that illustrate this note.

 

 

 

 

auspicio 

Atención: Versión en Español

Today we will confirm, at the end of the fair, if Prowein ends up achieving another attendance record, like last year, in this show that is on its way to definitively being registered as the "showcase" of wine in Europe. Apparently, as has been seen so far, this leadership was able to build this country from an excellent choice of the season to appear in the center of the Old World, and get the benefit of a meeting between actors of the wine trade thanks to availability of time without important tasks, circumstance that favors the participation of world wine operators.

This does not make sense - says a French publication - but it is not France, Italy or Spain that houses the first exhibition of wines on the planet. It is Germany. With 6,600 exhibitors from all over the world, ProWein is the first trade fair in the industry. The show, which runs until Tuesday in Düsseldorf, has already exceeded the level of 2017. She hopes to break a new record, after the 58,500 visitors registered in 2017.

With this vision, the memory of what happened in the past year, and the prospects of getting the attention of the world's great wine buyers, all in one area, from the opening, all the wines (even the bulk) are present taking care of the primordial function that brought them here: Sell! And this is what everyone does, with joy, with passion and with the ease of those who meet with friends of the same club, speaking the same language, despite the babel of the languages, but tuning into wine as a great communicator.

And since we mentioned France, let's say that many of us were the ones who observed a German predisposition to buy champagne, sparkling, or something similar, with gold or silver bubbles, but that tickles. And this responds to a fact directly attached to history: it was the Germans who promoted the star product (literally) of the old monk Dom Perignon, so much so that practically the German merchants awakened in the courts of England the adoration for champagne. In this they always followed the line that marked the difference between war and peace: "How to make war on a country that invented champagne", a phrase attributed to an old German chancellor.

But let's not talk about war: let's talk about peace: about peace in times of wine. This gift that everyone comes to deliver to Germany: France, Italy, Spain, United States, Australia, South Africa, New Zealand, Argentina, Chile. And precisely with Chile we close this note: You can press the banner below: this was one of the main offers of Chile: the country of the Great Wines.

nota

Auspicio
Attention: English version

Hoy confirmaremos, al cierre de la feria, si Prowein acaba por lograr otro récord de asistencia, como el año pasado, en esta muestra que va camino a inscribirse definitivamente como “la vidriera” obligada del vino en Europa. Aparentemente, como se ha visto hasta ahora, ese liderazgo supo construir este país a partir de una excelente elección de la temporada para presentarse en el centro del Viejo del Mundo, y obtener el beneficio de una cita entre actores del comercio de vino gracias a una disponibilidad de tiempo sin labores importantes, circunstancia que favorece la participación de operadores mundiales del vino.

Esto no tiene sentido – señala una publicación francesa - pero no es Francia, Italia o España una de las que alberga la primera exposición de vinos en el planeta. Es Alemania. Con 6.600 expositores de todo el mundo, ProWein es la primera feria de la industria. El espectáculo, que se extenderá hasta el martes en Düsseldorf, ya ha superado el nivel de 2017. Ella espera incluso romper un nuevo récord, después de los 58.500 visitantes registrados en 2017.

Con esta visión, el recuerdo de lo ocurrido en el año pasado, y las perspectivas de conseguir la atención de los grandes compradores de vino del mundo, todo en un solo ámbito, desde la apertura, todos los vinos (incluso el granel) están presentes ocupándose de la función primordial que los trajo hasta aquí: ¡Vender!. Y es lo que hacen todos, con alegría, con pasión y con la soltura de quienes se encuentran con amigos del mismo club, hablando el mismo idioma, pese a la babel de las lenguas, pero sintonizando al vino como gran comunicador.

Y ya que mencionamos a Francia, digamos que muchos fuimos los que observamos una la predisposición alemana para comprar champagne, sparkling, o algo similar, con burbujas doradas o de plata, pero que haga cosquillas. Y esto responde a un hecho apegado directamente a la historia: fueron los alemanes quienes promocionaron el producto estrella (literalmente) del viejo monje Dom Perignon, tanto que prácticamente los negociantes alemanes despertaron en las cortes de Inglaterra la adoración por el champagne. En esto siguieron siempre la línea que marcaba la diferencia entre la guerra y la paz: “Cómo hacerle la guerra a un país que inventó el champagne”, frase atribuida a un viejo canciller alemán.

Pero no hablemos de guerra: hablemos de paz: de la paz en tiempos del vino. Este regalo que todos vienen a entregar a Alemania: Francia, Italia, España, Estados Unidos, Australia, Sud Africa, Nueva Zelanda, Argentina, Chile. Y precisamente con Chile cerramos esta nota: Puede apretar el banner de abajo: esta fue una de las principales ofertas de Chile: el país de los Grandes Vinos.

English Tex

 

AuspicioEscribe Ricardo Brizuela

En esta serie de notas hemos estado relatando los hechos que originaron en Chile el nacimiento de la vitivinicultura moderna, y la participación los hombres de negocios, empresarios dedicados a distintas explotaciones, que decidieron acercarse resultamente a la explotación de la vitivinicultura. Para una comprensión cabal y el conocimiento de la historia de esta actividad, hay que enfocar una época y una figura: la época fué marcada por la actividad de los bodegueros franceses, y los actos sociales y la actividad como las muestras industriales y concursos de vino, que fundamentalmente en París, marcaban el calendario y la agenda  de quienes trascendían en la sociedad como protagonistas exitosos  de estos negocios, el cultivo de la uva  y la elaboración de vino.

Nuestros primeros bodegueros tomaron como ejemplo no solo la actividad empresaria en sí, sino que asumieron como paradigma el comportamiento social del bodeguero francés. Exitosos también en actividades sobre todo mineras, generalmente pasaban largas temporadas en Europa con su familia, frecuentando los actos que rodeaban la actividad del quehacer y la presentación de los vinos, negocios en los cuales los franceses habían encontrado el inestimable mercado que lo constituían las Casas Reales reinantes favorecidos por su tradicional y reconocido savoir fair, y se posicionaban ya como actores principales de la actividad tal como en los tiempos actuales, con cualidades que le permitieron colocar a la vitivinicultura como principal exportación de su país, inmediatamente después de la industria aeronáutica.  Las Cortes y sus miembros disfrutaban entonces del placer de los buenos vinos franceses entre los que destacaban las entonces ya famosas estrellas bebibles de Dom Perignon. En ese ámbito, Inglaterra marcaba las preferencias como compradores de gustos exclusivos, y Francia, Alemania y luego España se disputaban las preferencias de un aristocrático mercado. En esencia, este era el leit motiv de la actividad de la vitivinicultura y el escenario en el que la filoxera irrumpe, haciendo trizas las doradas expectativas. ¿Cuál fué el origen? ¿Qué es la filoxera? Es un pulgón de gustos delicados: se alimenta de las sustancias de la raíz de la vid, provoca la podredumbre de ellas y va transmitiendo progresivamente el deterioro de la planta a su zona aérea, hasta consumar la destrucción total. Su origen son los viñedos de Estados Unidos. Y solo una, una sola variedad de las mas de 10.000 que existen en el planeta, resistió la acción depredadora del bicho. Fue, es, una variedad autóctona de Norteamérica que comenzó su trabajo dañino en Europa cuando allí se recibió una partida de estacas contaminadas en cierto vivero. Estas estacas eran comercializadas allí porque estaba probado que aquella variedad era especial para combatir otras enfermedades de la vid. Fué el Caballo de Troya del Mal, corriendo los campos de los mejores viñedos del mundo. En dos años - 1868/1870 - abarcó Europa. En diezaños, 1880, destruyó todo.¿Que pasaba en Chile? Chile era una paraíso...¡amenazado! Estaba construyendo una gran sociedad de la mano de gobiernos liberales. Sus cultivos progresaban. Los "vignerons" franceses (enólogos) volteaban sus ojos hacia estos horizontes. Sus campos constituían una naturaleza protegida: al Norte, el inmenso, sobrecogedor, desierto. Al Sur, los vientos helados y el hielo, al Oeste la inmensidad del Océano Pacífico y al este las alturas increíbles de Los Andes. Nada podía perturbar a un país con esa protección tremendamente disuasiva para la acción de enemigos naturales. Sin embargo... ¡sin embargo..! ¡La guerra estaba al acecho!: ¡El Pacífico comenzó a arder!

Próxima nota: Europa sin viñedos..! Y la "Guerra del Pacífico" (1879)

Lea la notas anteriores: 

- Cómo Chile salvó las cepas francesas de la plaga de la filoxera (1ra. Nota)- Chile: Cepas Europeas enriquecen Vitivinicultura, preparando el Gran País del Vino (2da.Nota) 

TecVit

 

 

Imagen: Foto del autor. El Valle del Lot, columna vertebral de los viñedos de Cahors, en el que reina la uva Cote Noir, primitivo nombre con el que entró a Chile introducido por los enólogos contratados por empresarios chilenos, y que luego pasó a Argentina, denominándose allí Malbec o Malbek. Precisamente el color negro que promociona hoy Cahors, proviene del tanino que contiene la Cote y el Malbec (similar al Tannat), lo que hacía de la producción un vino especial para largos viajes hacia puertos extranjeros, bajando por el Rio Garona (Garonne) hacia el Atlántico, en un recorrido que transcurrió en la Edad Media. Cahors, el pequeño pueblo del que hablamos, tiene sin embargo una riquísima historia de competencia entre su pares, como Bordeaux y Borgoña.. Era un gran centro financiero, e incluso las finanzas tuvieron su apogeo con la creación de monedas.  En otro orden, la construcción de un puente, el único que queda en pié desde la edad media, que era toda una fortaleza en medio del Rio Lot y que después perteneció para unir el camino a Santiago de Compostela. En la actualidad uno de los mas famosos enólogos del mudno, Michel Rolland, que también opera en Latinoamérica, asesora aquí a una empresa vinificando las uvas negras con un resultado de asombrosa calidad. 

Escribe Ricardo Brizuela

En nuestra anterior nota titulada "Cómo Chile salvó las cepas francesas...1ra. Parte", dimos cuenta en un brevísimo relato – medimos el interés del lector, su tiempo y la amenidad de la lectura – sobre el origen de los apellidos del vino en el espectro de la economía chilena que comenzaba a despertar el interés del Viejo Mundo. Pero, a la recíproca de esta preferencia de Chile, ¿Qué motivos alentaban a Europa en favor del territorio chileno, que facilitó el éxodo de sus mejores técnicos? Acción y reacción: A mediados del siglo XIX Europa comienza a sentir en su propio territorio la oleada de nacionalismo que América estaba superando ya con las declaraciones independentistas del poder español. Los focos de rebelión tuvieron su expresión máxima en Alemania. Chile en cambio, ya estaba construyendo una transición política y social precisamente desde el 1 de enero de 1.818, fecha en que declaró oficialmente la emancipación del gobierno de España. El estudio de este período de la historia de Chile es importante conocerlo, porque la influencia de esos acontecimientos dieron origen el posterior encuentro de una sociedad equilibrada. 

El resultado de estos movimientos históricos en Europa y América alentó la formación en Chile de una clase de empresarios, dirigentes, políticos y académicos, de una particularidad única en Latinoamérica. Sólo al efecto del análisis que nos ocupa, vamos a decir que ese empresario que nació con las condiciones óptimas de su país, comenzó a mirar a Europa, y en el caso de la vitivinicultura, despertó un muy justificado sentido de imitación del manejo de la misma e incluso de sus particularidades sociales. Aquí está la clave del por qué surgen y se afianzan los apellidos que señalamos en nuestra primera nota, imbuidos de una filosofía liberal que coincidía después con Argentina incluso, durante el gobierno del intelectual Domingo Faustino Sarmiento. Aquí confluyen las dos historias principales del vino en Latinoamérica – Chile y Argentina - que no desarrollaremos por razones de espacio. Pero sí relatamos los hechos que enhebran los acontecimientos incluso de nuestros días. Como respuesta a este proceso, el empresariado chileno materializó casi con un valor mimético costumbres, vivencias y experiencias que giraban (giran en realidad) en torno a la vitivinicultura. En la práctica hace suyo la ya en esa fecha el concepto de terroir, según la filosofía francesa: lugar físico de cultivo de la vid, elaboración del vino, embotellado y distribuido desde un punto concreto: los ChateauxCastillos – que curiosamente, hoy está replicando exactamente en todos sus detalles la misma China, con su irrupción exitosa en el mundo del vino. Pero definamos el comienzo con otro interrogante y su respuesta: ¿Quién o quienes introdujeron por primera vez la cepas francesas en Chile? Hay testimonios que corroboran este dato: El primer francés que trajo las primeras estacas fue el científico Claudio Gay, contratado por el gobierno de Chile antes de 1850; y el primer empresario nacional que trajo de Francia a los enólogos de esa nacionalidad para trabajar sus viñedos, fue don Sylvestre Ochagavía, en el año 1851.

La próxima nota: Terror: la filoxera invade el terroir – 3ra. Parte.

Primera Parte Publicada: Como Chile salvó las cepas francesas del ataque de la plaga de la filoxera


 

Imagen: Foto tomada por el autor de esta nota, en la "Maison du Vin" del pueblo de Bourg, que se encuentra a pocos kilómetros de Bordeaux. 

Escribe: Ricardo Brizuela

Esta es una de entre las historias mas hermosas, relacionada con el vino y la humanidad, y es el resultado que hoy millones de wine lovers estemos disfrutando de la herencia de Occidente para la cultura global, y hace que la economía del mundo gire de la manera que lo hace con este motor llamado vitivinicultura. Este hecho, y sus protagonistas, debería ser recordado en un Día Especial del Vino como un homenaje a quienes lograron el milagro que aquí relatamos: los empresarios chilenos y los inmigrantes y enólogos franceses. En homenaje a la brevedad documentada hemos decidido publicar este estudio en tres (3) partes. Aquí comienza la Primera Parte.

------------------------------------------------


La vitivinicultura chilena tiene una trayectoria que arranca desde la Conquista. Documentos históricos nos cuentan que la vitis vinífera entró al territorio del Reyno de Chile via Lima, en el año 1547 y se multiplicaron las plantaciones a partir de La Serena. La producción en principio, apenas se asentaba con variedades y productos del país. La Chicha, fué un brebaje elemental y de amplia difusión, y la uva País, ocuparon en principio todos los espacios disponibles en la mayoría de los valles chilenos. Una anécdota involucra a una de las máximas figuras de la Independencia, el General Bernardo O´Higgins, oriundo de Chillán (según datos todavía difusos de la Historia) que tenía como debilidad el cultivo de uvas. Allí, en lo que hoy se denomina Chillán Viejo, el héroe pasaba gran parte de su tiempo cuidando sus parrones (viñedos elevados con postes que sostenian una parrilla de alambre o maderas), discutiendo los manejos de la política y la lucha independentista de España que encabezaba, y disfrutando de la sombra del viñedo. Dos eran los peligros que los viñedos de Chile - incluído los del General - padecieron. Los "malones" del irreductible pueblo mapuche, que además de llevarse a las mujeres "blancas" (pasaron a la historia con un poema épico del argentino Esteban Echeverría titulado "La Cautiva" publicado en 1837), tenía debilidad por las uvas y la chicha, y las embestidas del Ejercito Realista. Se cuenta que cuando O´Higgins debía ausentarse para ponerse al frente del ejercito criollo, el motivo de su recomendación a la gente de su viña, era uno solo: "Cuiden mis parrones". Pese a esas amenazas que atravesaron la historia del país, se construyó la realidad de hoy del vino de Chile, una imagen común de un pueblo dispuesto siempre a defender lo suyo.  Pero, ¿cómo evolucionaron las viñas (concepto de bodega) en una región remota?, ¿cómo enfrentaron la modernización que planteaban los resultados de Concursos y Ferias de Vino en Francia? y finalmente, ¿cómo esas mismas viñas encabezadas por empresarios exitosos del país, con antecedentes sobresalientes en la minería, se enfrentaron a un imprevisible evento que amenazó no solo a la vitivinicultura de Francia sino a la producción de vino de todo el mundo? Como breve repaso vamos a mencionar los apellidos vinculados al vino valiéndonos de un registro del año 1920, es decir, principio del siglo XX, cuando la vitivinicultura impactaba al mundo desde Francia, de nuevo. Así quedaron registrados estos apellidos: R, Errázuriz, Urmeneta, J. Aguirre Luco, C. Iñiguez de Pereira, Arturo Cousiño, Familia Ochagavia, Alberto Valdivieso, Emiliana Subercasaux, Sara Covarrubias, Vicente García Huidobro, Pedro Undurraga, Delia Ovalle de Correas, Aliro Valenzuela, Juan de Dios Vial y Alejandro Dussalliant . A estos pioneros hay que agregar la Soc. Concha y Toro (Hoy una de las 10 Empresas vitivinícolas mayores del mundo) y otras y otros protagonistas, que iremos descubriendo en estas notas. Estos datos figuran en la Guía vitivinícola de Chile, editada en Santiago en 1924. Pero ¿cuándo y cómo el empresario chileno toma conciencia que debe actualizar su producción de vino con los conocimientos franceses? Para ello vamos a trasladarnos a una historia que comienza en el año 40 del S.XIX, motivo principal de nuestra Segunda Parte