Vida diaria: Vino, Cultura y Libros en tiempos de Internet.

May 05, 2019

Solo el vino es eterno: la vida, la cultura, la sabiduria y su antítesis, la ignorancia y la barbarie, solo son temas pasajeros. 

Escribe Ricardo Brizuela
Esta reflexión - aparentemente pesimista - no es producto de un estado de ánimo ni menos de un facilismo intelectual. Es una observación realista del mundo que nos rodea y cuyos efectos y consecuencias nos desbordan ya, magnificados por este fenómeno de la comunicación multidireccional que disfrutamos. Aquellos que tenemos mucho tiempo trajinando senderos, advertimos la velocidad de los cambios actuales. Y, sinceramente, el solo contemplarlos teniendo en el escritorio o en la red todos los documentos al instante, no constituye una ventaja o un estilo divertido. Por el contrario, somos incrédulos observadores que padecemos una realidad del paulatino, permanente y veloz deterioro de un estilo de vida, de una conducta social, con cuyas consecuencias nos amenaza minuto a minuto este fenómeno ascendente de la "ignorancia ilustrada".

--------------------------------------------------



Quisiéramos abarcar en su totalidad este espectro de evidencias para ponerla en el escritorio, pero - como siempre - recurrimos a una imagen del archivo, que grafica la realidad. Por ello elegimos esta fotografía publicada por La Vanguardia de España hace exactamente 2 años atrás.

Esta experiencia se tradujo en playas de Canarias y el diario - con buena intención - reclamaba que esta especie de pasatiempo del turismo no sea advertida también como un acto destructivo, de parte de la naturaleza. El hecho sin embargo pasó inadvertido para la mayoría. Sin embargo los motivos aportados por La Vanguardia eran un acto de convivencia y preservación de lo que nos rodea. Brevemente, este pasatiempo contribuía a romper una cadena de alimentación y habitabilidad de especies inferiores que convivían en anónimato entre la arena y las piedras, contribuyendo desde su pequeñez al sostenimiento del orden de la naturaleza. 

Esto, exactamente esto, ocurre en la actualidad con la facilidad que tenemos de acceso a todo - todo es todo - lo que pasa a nuestro alrededor. Podemos hacer una lista sin fin de cosas, frases o lugares comunes a los que tenemos ahora todos acceso, con "gran despliegue de cámaras y trabajada función de especialistas".  ellos - todos tal vez nosotros asimismo - desmoronan un mundo.. pero ¿para construir otro?.

El conocimiento, el estudio, el análisis detallado e ilustrativo de algo en particular, ha pasado a segundo plano. Los hechos, la noticia y la realidad se han vuelto un espectáculo, no una evidencia para conclusiones positivas. Sólo un espectáculo, como si fuera un banquete del que nadie quiere estar ausente. Es el alimento diario, aunque muchos carezcan del alimento real para sus cuerpos.

Así, como lois turistas de Canarias, todo el mundo mueve piedras - todas las piedras, incluso las mas sagradas - para elevar su obra privada y autocomplaciente - nunca para ver y analizar qué hay realmente debajo de esa piedra, y aportar soluciones a temas concretos.

Así todos buscan ansiosos en qué quedará la controversia de Venezuela, por ejemplo, pero nadie señala cómo se generaron los problemas de Venezuela y quienes se favorecen, se favorecieron y se favorecerán con el problema de Venezuela. En tanto, el espectador se interesa por estar frente a su televisor puntualmente, para escuchar a su relator preferido cuando le cuenta algo con un libreto armado y consensuado entre muchos, desde una u otra posición. Así, nadie acierta - y a pocos les interesa en realidad - cuál es la verdad del hecho que contemplan. Y hasta muchos se muerden las uñas del gozo inconsciente de ver un hambriento revolviendo una bolsa de residuos. Reiterádamente, una y otra vez.

Detrás de esas cámaras, se encuentran los comunicadores, ninguno con voz propia seguramente, pero sí todos con un guión en la mano. 

Esto es destruir por destruir, para volver a empezar y reforzar la huestes de los ejércitos de la "ignorancia ilustrada", Vale decir: de aquellos que teniendo, pueden buscar otras cosas, tal vez en su propio interior, buscando a los golpes y zarpazos, una verdad que nunca alcanzaron sin una verdadera ilustración.

¿Caminar sobre deshechos es progreso?  Tal vez no, pero el público, todo el público, está informado. Muchos, desnudos, pero con smart-phone entre sus dedos.

Esperanzadóramente, pensamos, el vino es eterno. 

RB

Ultima vez modificado Miércoles, 08 Mayo 2019 17:22